Galicia afronta el final de la semana del puente del 12 de octubre con un leve repunte de los nuevos contagios de COVID hasta los 38 en las últimas 24 horas —lo que supone 22 más que la jornada anterior— y de los casos activos que se sitúan en 472 (+6) aunque descienden a 38 los pacientes ingresados por esta enfermedad (cinco menos que el día previo), según los últimos datos del Sergas. Por su parte, la tasa de positividad también aumenta hasta el 1,6% aunque sigue por debajo del 5%, límite que fija la Organización Mundial de la Salud para tener controlada la pandemia.

Según los datos de la Consellería de Sanidade, descienden a siete las personas hospitalizadas por COVID en UCI (tres menos que el día anterior) y bajan a 31 los ingresados en otras unidades (-2) mientras que 434 pacientes se encuentran en seguimiento en domicilio. Por áreas sanitarias, la presión hospitalaria se alivia en tres: A Coruña (donde hay 18 hospitalizados, tres en unidades de críticos), Lugo y Santiago; mientras que se mantiene en las de Vigo, Pontevedra, Ourense y Ferrol.

El área coruñesa también experimenta la misma evolución que el conjunto de Galicia. De modo que aunque bajan los ingresados, sube ligeramente la cifra de contagios (de tres el jueves a ocho ayer) y aumentan los infectados: 153, frente a los 147 del día anterior.

Pese al leve incremento de los casos activos en el conjunto de Galicia, el segundo que se da esta semana tras el registrado el martes, los expertos aseguran que no es preocupante, aunque sí debe hacernos recordar que hay que continuar con las medidas de seguridad. “Todo parece indicar que estamos terminando con la pandemia. Estamos con unos índices muy altos de vacunados y todo parece indicar que nos dirigimos poco a poco a la normalidad, eso sí, con prudencia”, explicó ayer el profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidade de Santiago, Juan Gestal, que confía en que pronto se podrá dejar de utilizar la mascarilla en exteriores (ahora es obligatoria si no se puede garantizar la distancia de seguridad).

Para aparcarla en interiores aún habrá que aguardar hasta que no haya casos activos y que los nuevos que aparezcan sean un goteo. “Eso sí, mientras el virus siga circulando por el mundo, la vigilancia epidemiológica tiene que ser muy activa y actuar de un modo muy drástico si aparece un caso o un brotecito”, afirma este experto gallego.

Para el epidemiólogo, la gripe común no debería ser un motivo para mantener el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores si la tendencia del COVID continúa a la baja. “La gripe no es una pandemia, sino una enfermedad estacional, y si este y otros virus comienzan a circular será una buena noticia porque significará que el coronavirus está desapareciendo”, manifestó ayer el experto gallego.

Precisamente la comunidad iniciará el próximo día 25 la campaña de la vacunación de la gripe que este año además coincidirá con la administración de la tercera dosis de refuerzo de la vacuna antiCOVID a mayores de 70 años, según adelantó esta semana el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. La campaña arranca el lunes con los sanitarios y continuará progresivamente por franjas de edad o según los factores de riesgo.