La misionera María Teresa Andrade, nacida en 1949 en Langueirón, en el municipio coruñés de Coristanco, acaba de recibir del Ministerio de Asuntos Exteriores la Cruz de la Orden de Isabel la Católica por su “gran labor y una vida de entrega a los más necesitados en la República de Malawi”.

María Teresa Andrade inició su vida laboral en 1986 trabajando en el Materno Infantil de A Coruña y allí conoció a las Misioneras de María Mediadora. Terminó Enfermería y estuvo unos años trabajando en una guardería rural hasta que se trasladó a Madrid para estudiar Medicina y después se fue a Londres a estudiar inglés, hasta que en 1986 llegó a Malawi, donde se hizo cargo de la dirección del hospital rural de Mlale y unos años después fundó una misión con el primer dispensario médico, con servicio de medicina preventiva, hospital de desnutridos y hogar para niños y huérfanos.

Esta religiosa permaneció en este país de África hasta el año 2000 y después de pasar por misiones de otros países, regresó a España para presidir la Fundación Esteban Vigil. En el año 2018 regresó a Malawi para hacerse cargo de las misiones de la orden de María Mediadora en el país. Tras más de 35 años, María Teresa volvió de nuevo a España con otros cometidos dentro de la congregración. Actualmente reside en la parroquia pontevedresa de Borreiros (Gondomar).