“No hay medidas, solo se han aprobado los indicadores y los niveles de riesgo”. Con estas palabras explicaba ayer la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la “patada a seguir” de la Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades, ante el aumento de los contagios de COVID-19 en las semanas previas a la Navidad. Los consejeros autonómicos frenaron el plan del Gobierno, que contemplaba el cierre del interior de la hostelería a las 23 horas a partir del nivel 2 (riesgo medio), umbral que ha traspasado Galicia al presentar una incidencia de 108 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, según el informe emitido ayer por el Ministerio de Sanidad.

Las comunidades frenan el plan para cerrar el interior de la hostelería a las 23 horas

Las comunidades frenan el plan para cerrar el interior de la hostelería a las 23 horas Rafa López

Tan solo se votó el semáforo con los nuevos umbrales de incidencia, mientras que las líneas de actuación se van a trabajar para determinar unas generales y otras para los niveles de mayor riesgo, 3 y 4. No se tomaron decisiones respecto a los otros parámetros, como los relacionados con la presión hospitalaria, la ocupación de camas de cuidados intensivos y de otras unidades de hospitalización. Y, lo más importante, quedan por fijar las medidas en función de los nuevos niveles.

Fuentes de la Consellería de Sanidade indicaron que la Xunta apoyó la administración de una tercera dosis para los mayores de 60 años, anunciada ya por Pedro Sánchez, pero se abstuvo en la votación de un sistema de medidas basadas en un semáforo de incidencia. La directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, explicó la abstención de Galicia, comunidad que defendió el pasaporte COVID, el uso de la mascarilla, la higiene y la ventilación como herramientas adecuadas para esta nueva etapa de la pandemia.

Según el borrador de trabajo, el nuevo semáforo COVID contemplaba el cierre del interior de la hostelería a partir de las 23.00 horas si el territorio entraba en riesgo medio —es decir, cuando se superara la incidencia acumulada de 100 casos por 100.000 habitantes a 14 días— y la presión asistencial en los hospitales y en las ucis alcanzase unos niveles considerables.

Esta propuesta del Gobierno de imponer restricciones horarias, que habría dejado en el aire la celebración de las cenas de empresa y otras celebraciones navideñas, contaba con la oposición frontal del sector de la hostelería y de algunos ejecutivos autonómicos, que levantaron su voz contra ella.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, señaló antes de la reunión de la Comisión de Salud Pública que tenía “muy poco sentido” la propuesta de modificar el semáforo COVID para endurecer las restricciones en comercio y hostelería. “La propuesta de cambiar el semáforo, en este momento, según la situación epidemiológica que tenemos, la respuesta asistencial que estamos dando a esos contagios y, sobre todo, el nivel de vacunación, tiene muy poco sentido”, remarcó.

Otra comunidad gobernada por el PP, la andaluza, sí apoyaba la modificación del semáforo, y expresó su intención de solicitar al comité de expertos que autorizase el pasaporte COVID para acceder a “multitud de lugares cerrados”, como el ocio nocturno, hospitales, residencias de ancianos o espectáculos folcrórico-deportivos.

Extremadura, gobernada por el PSOE, votó a favor del nuevo semáforo, pero se opuso a recuperar las restricciones de horarios en hostelería.

Cataluña, por su parte, pedirá al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que avale extender la exigencia del certificado COVID para acceder a la restauración, gimnasios, centros deportivos y residencias de mayores.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, volvió a lamentar que en España no exista una “ley de pandemias”, y rechazó que se judicialice “cada una” de las decisiones que toman los presidentes autonómicos. “En España, resulta que cada presidente autonómico se tiene que buscar la vida. Creo que eso es un problema de primer nivel”, señaló Feijóo a RNE.

La ministra Darias quiso quitar hierro a este guirigay normativo. Defendió que este semáforo establece “un nuevo marco en cuanto a indicadores y niveles de riesgo”, y que “es muy importante para contextualizar que nos diferencia de países de nuestro entorno y nos distancia con momentos anteriores de la pandemia en nuestro país”.

Los casos activos siguen subiendo, pero se alivian las ucis gallegas

Galicia encadena 23 jornadas de incremento de los casos activos de COVID-19. El informe del Sergas emitido ayer los sitúa en 2.871, que son 175 más que el día anterior. El martes pasado, 16 de noviembre, se situaban en 1.367, por lo que la comunidad registra actualmente 1.504 infecciones más. Los ingresados en uci con coronavirus descienden a 12 —dos menos—, pero se incrementan a 71 los hospitalizados en otras unidades —nueve más—. Los contagios descienden a 237, una treintena menos que la jornada anterior. La tasa de positividad baja a un 6% tras comenzar la semana con casi un 8%. El área de Ourense es la que concentra más casos, con 751; seguida de la de Vigo (699); A Coruña y Cee, 466; Lugo, 302; Santiago y Barbanza, 265; Pontevedra y O Salnés, 246; y a la cola sigue la de Ferrol, con 142. Ayer se notificó otro fallecimiento, una mujer de 79 años en Ferrol. El número de decesos asciende a 2.663.

Sanidad notifica 6.777 nuevos casos y la incidencia escala a 139

El Ministerio de Sanidad notificó ayer 6.777 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva a 5.103.315 la cifra total de personas contagiadas de COVID-19 desde el inicio de la pandemia. La incidencia a 14 días sigue aumentando, situándose en los 139,1 casos por cada 100.000 habitantes, en comparación con los 132,19 notificado el lunes por el departamento dirigido por Carolina Darias. En cuanto a los fallecidos por COVID-19, se han notificado 34 más, y en la última semana se han registrado 84. Esto hace que la cifra global de muertos por coronavirus en España reconocida por le Ministerio de Sanidad se eleve a las 87.866 personas. Actualmente, hay 3.004 pacientes ingresados por COVID-19 en toda España y 547 en unidades de cuidados intensivos. En las últimas 24 horas se produjeron 481 ingresos y 342 altas. La tasa de camas ocupadas por pacientes con coronavirus se sitúa en el 2,42%, y en cuidados intensivos en el 5,97%.