Dos días antes de la celebración del Día contra las Violencias Machistas, el Parlamento gallego aprobó por unanimidad una modificación de la ley para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género para incluir la digital como forma de violencia contra las mujeres. Populares, socialistas y nacionalistas también pusieron deberes al Congreso, al reclamar una modificación de la legislación estatal y en concreto del Código Penal para poder luchar contra estas conductas.

Con el paso adelante de la Cámara autonómica, casos como el de la fiesta de A Maruxaina, donde un grupo de mujeres fueron grabadas orinando en la calle con el objetivo de colgar esas imágenes en webs pornográficas, algunas de ellas de pago, serían delito de violencia de género. Las portavoces de los tres grupos parlamentarios aludieron ayer a este caso y aplaudieron que pese a la negativa del juez de Viveiro, que archivó dos veces el caso, la Audiencia de Lugo obligase a reabrir la causa para investigar quiénes están detrás de esas grabaciones.

Sobre este caso, la diputada del BNG Olalla Rodil urgió la necesidad de que sea la Administración central la que modifique su legislación porque “la Xunta no puede retirar vídeos como los de A Maruxaina, pero el Gobierno del Estado sí, si reforma su legislación sobre la violencia contra las mujeres”. “Van muy tarde y nos retrasa a los demás”, lamentó.

Reforma de la ley estatal

La diputada socialista Noa Díaz aseguró en su turno que le consta que el Gobierno ya trabaja en la reforma de la ley estatal. También se hizo eco de la voz de los expertos, que alertan que es “muy complicado poner coto a todo lo que pasa en el espacio virtual y casi siempre escondido en anonimatos cobardes”.

La parlamentaria popular Paula Prado puso el acento en el impacto de la violencia digital entre los más jóvenes. “Los padres nos preocupamos de cerrar la puerta de casa y de acompañar a nuestras hijas al colegio, pero muchas veces las dejamos solas en un mundo paralelo, el digital, sin ningún control, sobre todo entre los 12 y los 16 años”, dijo.

A partir de ahora, en Galicia se considera violencia de género digital o violencia en línea contra la mujer “todo acto o conducta de violencia de género cometido, instigado o agravado” mediante el uso de cualquier medio digital “con la finalidad de discriminar, humillar, chantajear, acosar o ejercer dominio, control o intromisión sin consentimiento en la privacidad de la víctima”. Además, continúa la ley, esto será así “con independencia de que el agresor guarde o no relación conyugal, de pareja o análoga de afectividad en el presente o en el pasado, o de parentesco con la víctima”.

Sensibilización

En las campañas que se realicen contra la violencia machista, se dedicará “atención específica a la sensibilización y a la formación de la población juvenil en la prevención e identificación de actitudes que constituyen actos de violencia de género, con especial incidencia en la violencia digital”. Del mismo modo, harán posible el acceso a las mujeres con más dificultades para que se acerquen a los recursos y a la información y habrá campañas accesibles y específicas que tengan en cuentan las circunstancias de las mujeres del ámbito rural y el acceso a la información.

Por su parte, la Administración educativa, en colaboración con el departamento competente en materia de igualdad, tendrá el deber de “impulsar la realización de actividades dirigidas a la comunidad escolar para la prevención de comportamientos y actitudes sexistas y de violencia de género”. Tendrán que contar “con especial atención a la violencia de género digital” y deberán estar “destinadas a ahondar en las estrategias para el análisis y resolución de los conflictos, así como el aprendizaje de la convivencia basada en el respeto”.