Las medidas anunciadas el jueves por Portugal para controlar el aumento de contagios de coronavirus afectarán también a las fronteras terrestres, marítimas y fluviales y no solo a los viajeros que lleguen vía aérea, como se había anunciado.

Según recogen varios medios de comunicación lusos y se especifica en el comunicado del Consejo de Ministros portugués, no solo los viajeros que lleguen a Portugal en avión deberán tener un test negativo (PCR o antígenos) realizado en las 48 horas antes del embarque. También las personas que crucen las fronteras terrestres, marítimas o fluviales deberán estar en posesión de esta prueba. Estas reglas para la entrada en territorio nacional por vía aérea —recoge el comunicado del Consejo de Ministros— se aplica “con las necesarias adaptaciones a las fronteras terrestres, marítimas y fluviales”.

Probablemente el Gobierno de Portugal precise más próximamente sobre las “reglas” para poder cruzar de España a Portugal y si son o no tan restrictivas como las que se aplicarán en los aeropuertos. La medida se aplicará a partir del próximo miércoles, 1 de diciembre.