Las celebraciones navideñas siempre están acompañadas de alguna que otra bebida alcohólica. Las sobremesas se alargan y con las charlas y las anécdotas también van corriendo las copitas. Es importante recordar que hay que tener mucho cuidado con la ingesta de alcohol pero, todavía lo es más si después de todo eso tienes pensado coger el coche.

En caso de que vayas a conducir no debes tomar nada que pueda alterar tus capacidades de conducción. Aunque no lo creas incluso un pequeño vaso de alguna bebida alcohólica puede tener graves consecuencias porque los factores que determinan la tasa de alcoholemia son muy variables. Influyen el sexo, la complexión, el peso, el estado del organismo en ese momento, el tipo de bebida, y no solo por la graduación, sino por sus características de absorción o permanencia en la sangre. Las variantes son ilimitadas.

Debes prestar especial atención al consumo de estas bebidas:

Cerveza

Al beberse un tercio de cerveza (330 cl), un hombre de 70 kilogramos podría registrar 0,21 mg/l por lo que eludiría la multa y se ganaría el consejo del agente para que aparque. Se calcula que para metabolizar 10 ml de alcohol hará falta una hora de abstinencia.

En una mujer de 60 kg, ese mismo tercio de 5 grados de alcohol sí le acarrearía una multa de 500 euros y la retracción de cuatro puntos de su carné, porque daría una tasa prohibida de 0,34 mg/l.

Vino y cava

Las medidas tipo en los análisis sobre efecto del vino y el cava en las tasas de alcoholemia se refieren a la cantidad de 100 ml y una graduación de 12º, más presente en los blancos que en los tintos.

Según los datos publicados por la DGT periódicamente, un hombre como el que antes bebía cerveza aguantaría dos copas de este vino sin sobrepasar el límite legal. La misma cantidad de vinillo en una mujer  multiplica el efecto alcohólico, de forma que con una copa ya estaría en el límite de 0,25 mg/l en aire aspirado.

Una copa

Los combinados de bebidas de 38º o 40º de volumen alcohólico y refrescos efervescentes que agilizan la llegada del alcohol a la sangre son uno de los principales objetos de análisis por los rectores del alcoholímetro.

El cubata se deja sentir rápidamente en el organismo femenino, que necesitará apenas una décima parte de la copa para que el etilómetro salte, mientras que con 50 ml de alcohol de 38º o 40º (ginebra, vodka, whisky), un hombre de 70 kilogramos de peso puede quedarse en los 0,25 mg/l legales mientras que en las mujeres esa tasa rozaría el 0,40%.

Teniendo en cuenta estos aspectos, debes saber que la sanción prevista por dar entre 0,26 mg/l y 0,50 mg/l en aire espirado es de 500 euros y la retirada de cuatro puntos del carné de conducir. En caso de noveles con menos de dos años de antigüedad y profesionales, la tasa máxima permitida es de 0,15 mg/l, con la misma sanción si la superan hasta 0,30 mg/l.

La reincidencia supondrá 1.000 euros y la retirada de seis puntos. Es la misma sanción que recibirán quienes registren entre 0,51 mg/l y 0,60 mg/l en el etilómetro. O entre 0,31 mg/l y 50 mg/l para noveles y profesionales.

Conducir con más de 0,60 mg/l de alcohol en aire espirado puede pagarse con pena de prisión (3-6 meses), retirada de carné de conducir, multas por meses y penas de trabajo para la comunidad. Es el caso del individuo que citamos más arriba. Esa situación ya es considerada un delito en el Código Penal.