Aunque todavía no existe ningún fármaco milagroso para frenar las infecciones de coronavirus, sí se han hallado algunos tratamientos prometedores para ayudar a los pacientes más afectados por esta enfermedad. Estos son los principales fármacos anunciados hasta la fecha contra el COVID-19.

1Olumiant (Baricitinib). El baricitinib es un fármaco desarrollado para el tratamiento de la artritis reumatoide en adultos y la dermatitis atópica (eccema). Tras ponerse a prueba en varios ensayos clínicos, este medicamento también se recomienda para tratar a pacientes con COVID-19 grave o crítico. Se comercializa con el nombre de Olumiant y, por el momento, sigue estando en la lista de los fármacos que ha pedido autorización ante la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

2RoActemra (Tocilizumab). El tocilizumab, comercializado bajo el nombre de RoActemra, es un medicamento contra la artritis. Cuenta con la aprobación de la Agencia Europea de Medicamento (EMA), así como otras agencias internacionales, para utilizarse en pacientes con COVID-19 que están en estado grave que requieran ventilación mecánica asistida.

3Ronapreve (Casirivimab / imdevimab). Ronapreve es un fármaco que engloba dos principios activos: imdevimab y casirivimab. La combinación de estos compuestos ha demostrado cierta efectividad tanto para tratar pacientes con COVID-19 en estado grave, como para “prevenir” la aparición de síntomas en poblaciones de riesgo. Según apuntan los estudios clínicos, las personas que tomaron este fármaco justo después de dar positivo desarrollaron síntomas en menor proporción que el grupo placebo. Aunque su eficacia parece estar muy limitada.

4Xevudy (Sotrovimab). El sotrovimab es el principio activo principal del tratamiento Xevudy. Los ensayos clínicos con este compuesto apuntan a que, usado en pacientes de riesgo recién infectados, este fármaco reduce el riesgo de hospitalización. Su uso está aprobado en Europa.

5Lagevrio (Molnupiravir). El molnupavir, comercializado por la farmacéutica Merck bajo el nombre Lagevrio, es un fármaco antiviral diseñado para tomar el día cero de la infección. Es decir, justo después de dar positivo. Según apuntan los estudios clínicos, esta píldora conseguiría reducir a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19. Por el momento, su uso no está aprobado por ninguna agencia del medicamento (aunque Europa está estudiándolo). Aunque el coste final de este fármaco todavía se desconoce, se estima que el tratamiento podría ascender a 700 dólares (614 euros) por paciente.

6Paxlovid (Nirmatrelvir y Ritonavir). El Paxlovid es un medicamento antiviral desarrollado por la farmacéutica Pfizer y que cuenta con dos principios activos: nirmatrelvir y ritonavir (siendo este último un compuesto utilizado también en fármacos contra el sida). En Estados Unidos, el medicamento está indicado para pacientes de alto riesgo y casos moderados de COVID-19 y, previa receta médica, se empieza a tomar en los cinco primeros días tras la aparición de los síntomas. Recientemente, España anunció que compraría 340.000 dosis de este fármaco, cuya autorización todavía está en manos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

7Veklury (Remdesivir). El remdesivir fue uno de los primeros fármacos que sonaba como posible tratamiento contra el COVID-19 y que, a raíz de su éxito mediático, protagonizó una de las “compras masivas” del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Este fármaco, también conocido como Veklury, ha mostrado algunas mejoras en la “reducción del tiempo de recuperación” de los pacientes con COVID-19. Por lo contrario, apenas se han observado beneficios en la reducción de la mortalidad. Actualmente, según recoge el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), su uso no está recomendado (excepto casos muy puntuales). Tampoco se recomienda el uso de ivermectina, hidroxicloroquina, lopinavir e interferón.