Cuatro de cada diez adolescentes gallegos recibieron mensajes de contenido sexual y el 20% podría estar siendo víctima de ciberacoso. Son algunas de las conclusiones de una encuesta entre más de 3.000 chavales sobre el Impacto de la Tecnología en la Adolescencia y que revela además que el móvil es una de las mayores fuentes de conflicto familiar: el 22,6% asegura que ha discutido, al menos una vez a la semana, por el uso de este dispositivo. De hecho, uno de cada tres jóvenes usa el móvil mientras come o cena.

El estudio de Unicef, presentado por la coordinadora de Galicia, Irene Marín, ha sido elaborado en colaboración con el profesor de Psicología de la Universidade de Santiago de Compostela, Antonio Rial Boubeta, y el presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática, Fernando Suárez, quienes han reclamado que se incluya informática en el currículo de la enseñanza obligatoria como herramienta para combatir los malos usos y adquirir competencias.

El uso del teléfono móvil está cada vez más extendido entre los menores. Según un estudio del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad, seis de cada diez menores gallegos de entre 10 a 15 años usan este dispositivo. Aún así, los niños gallegos son los que menos poseen este aparato en el conjunto de España.

Pero el uso de las nuevas tecnologías por parte de chavales tan jóvenes tiene sus riesgos. Del estudio se desprende, de hecho, que cinco de cada diez, un 53,6%, contactaron con desconocidos a través de internet, chats o redes sociales.