La Xunta anunciará hoy las decisiones del comité clínico de Galicia, que ayer se reunió para estudiar medidas como el límite de comensales en los locales de hostelería –8 por mesa en interiores y 15 en terrazas– y la exigencia del certificado COVID. Ambas restricciones llevan vigentes tres meses, tras ser acordadas en un encuentro entre representantes del sector hostelero gallego y el Ejecutivo autonómico el 22 de noviembre. Se espera que se retire el cupo de comensales, mientras que el requisito del pase COVID podría continuar algunas semanas.

Cuando la sexta ola llevaba más de un mes de ascenso pero no se había anunciado aún la irrupción de la variante ómicron, hosteleros y Xunta acordaron que los restaurantes pasarían a pedir el certificado COVID durante todo el día, mientras que los bares y cafeterías lo reclamarían a los clientes a partir de las 21.00 horas. Se decidió también reducir la capacidad de las mesas en interiores de diez a ocho comensales, mientras que en exteriores se pasó de 20 a 15 como máximo. En contrapartida, se mantuvieron horarios y aforos.  

     Desde hace meses, la Xunta ha reconocido la necesidad de aliviar la situación del sector hostelero, uno de los más castigados en esta pandemia. Galicia es una de las escasas comunidades donde sigue vigente el pasaporte COVID, y lo estará hasta este sábado, 26 de febrero. Preguntado sobre la vigencia de este requisito más allá de esa fecha, el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, defendió el lunes que retomar la normalidad supone también “volver a nuestra vida normal en hostelería cuanto antes”. Rueda y el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, se reúnen esta mañana en Santiago con representantes del sector de la hostelería, a los que informarán de los cambios.

La situación epidemiológica actual permitiría eliminar ahora los límites de comensales, según han dado a entender miembros del comité clínico, como el doctor Pedro Rascado. El jefe de Medicina Intensiva del Hospital Santiago señaló a Europa Press que el pase COVID “funcionó y sigue funcionando” para “favorecer la vacunación y reducir los contagios”, pero estimó que su exigencia en hostelería tiene los días contados y decaerá “en unas semanas”.

La más que probable eliminación de medidas preventivas en el sector de la hostelería llega días antes de las fiestas de Carnaval, para las que el intensivista gallego recomendó “actuar con sentido común” y no abandonar el uso de la mascarilla en las reuniones con no convivientes que se mantengan en espacios interiores. Rascado añadió que es difícil “poner un número” a las reuniones del Entroido, y en su lugar insistió en el mensaje genérico de “protegernos y proteger a los más vulnerables”.

Los ingresados y los casos siguen en descenso

La sexta ola de COVID-19 sigue en descenso en Galicia, pese a un repunte de los contagios detectados –1.711, que son 648 más que el día anterior– que puede deberse al mayor número de pruebas tras el fin de semana. El total de personas con infección activa en la comunidad es de 24.102, lo que supone 1.868 menos que los 25.970 que había el domingo tras cuatro jornadas consecutivas por debajo de 2.000 positivos diarios en Galicia.

Se mantiene en 31 el número de pacientes ingresados en uci, mientras que descienden a 546 los hospitalizados en planta, 21 menos. El número de decesos desde el inicio de la pandemia asciende a 3.079 tras haber notificado ayer Sanidade cuatro fallecimientos correspondientes a los días 17, 18 y 20 de febrero. Se trata de tres hombres y una mujer de edades comprendidas entre los 68 y los 99 años. Por otra parte, los niños de 5 a 11 años vacunados con pauta completa contra la COVID-19 en Galicia superan el 21,2%. 

Cataluña elimina las cuarentenas escolares

La Generalitat ha decidido eliminar las cuarentenas escolares a partir de hoy, conforme acordaron los departamentos de Salud y Educación del Ejecutivo catalán. De esta forma quedará sin efecto el actual protocolo de gestión de casos de COVID y ya no se identificarán los contactos estrechos de los alumnos positivos. Cataluña se remite a una recomendación de la Comisión de Salud Pública según la cual “únicamente se debe realizar una identificación de los contactos de un caso positivo cuando se considere que el entorno es de alto riesgo”. La Generalitat considera que esos entornos son los hospitales, las residencias de mayores y los centros sociosanitarios, y que la infancia no constituye un grupo de riesgo. De esta forma Cataluña se desmarca de lo advertido por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que pidió a las comunidades mantener la unidad en esta materia.