Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Laguna

Un municipio de Tenerife implanta medidas para que la Iglesia devuelva los bienes de los que se apropió el Obispado

El Pleno de La Laguna plantea a la Diócesis que pague impuestos por sus propiedades que no tienen uso religioso

El alcalde interviene en un momento del pleno.

El municipio tinerfeño de La Laguna implanta medidas para que la Iglesia devuelva los bienes de los que se apropió el Obispado. El Pleno del Ayuntamiento de La Laguna aprobó ayer por unanimidad un acuerdo en el que abre la puerta a que la Iglesia pague nuevos impuestos municipales en edificios en los que estaba exento. La decisión llegó tras una moción presentada por el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), solicitando "de inmediato" acciones sobre bienes inmatriculados, acerca de lo que se acabaron adoptando dos medidas. "Estudiar la posibilidad de cobro de posibles tributos sobre los inmuebles sin uso social o religioso titularidad de la Iglesia Católica o del Obispado en los que se desarrollan actividades económicas o se cobra alquiler por hacer uso de los mismos", establece la iniciativa final en lo concerniente a los impuestos.

En concreto, la propuesta de Gutiérrez apostaba por "llevar a cabo de inmediato las acciones necesarias para regularizar la situación de los bienes inmuebles inscritos sin justificación a nombre de la Iglesia Católica". Había avanzado el miércoles el gobierno local que habría enmiendas sobre el texto inicial para tratar de alcanzar el consenso, como finalmente ocurrió tras un receso.

"Promover conjuntamente con la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna, en el marco de los acuerdos del Gobierno de España y la Conferencia Episcopal Española, el estudio, a través del listado que remita la Federación Española de Municipios y Provincias, de los bienes inmatriculados en el municipio de La Laguna a los efectos de determinar si existe alguno cuya titularidad fuera pública para proceder, en su caso, a su regularización", recoge el primero de los puntos, mientras que en el segundo se indica: "Ofrecer la colaboración del Ayuntamiento en esta recuperación de bienes, contratando para ello un informe jurídico y técnico que sirva para colaborar en la restitución de estos bienes a sus legítimos propietarios y recuperar los de dominio público que pudieran estar en este caso, como plazas públicas o edificaciones de uso comunal promovidas por los vecinos".

Más allá de ese punto y de la comparecencia del alcalde que finalmente no se celebró, el resto de asuntos de la sesión fueron de menor alcance. Se aprobó por unanimidad una moción para reclamar medidas de fomento para la atención presencial de las personas de edad avanzada en la banca y en otros servicios públicos, y el concejal de Ciudadanos (Cs), Juan Antonio Molina, logró sacar adelante una iniciativa para "el cumplimiento de la legalidad en el establecimiento de zonas de bajas emisiones en La Laguna".

Precisamente Molina fue coprotagonista de uno de los momentos del pleno. El mencionado edil presentó una moción para el acondicionamiento y remodelación del Pabellón Goya Dorta, en Valle de Guerra, que acabaría dando pie a un acuerdo. Molina, al igual que el líder del PP –Manuel Gómez–, lamentó el estado y deficiencias de la instalación. Y, como ya ha ocurrido con asuntos deportivos en anteriores plenos, la crítica no sentó bien a la responsable de esta área, Idaira Afonso.

Afonso carga contra Molina

Pese a que Molina entreveró que veía mejor que en otros casos la propuesta de Afonso para resolver el problema, la edil no dudó en cargar contra él. "Nunca nadie había utilizado Deportes tan políticamente como usted", leyó la concejala de Unidas se Puede, que también aludió a un "acuerdo no escrito" en anteriores mandatos para no utilizar el deporte como un "arma arrojadiza". Y en ese punto acusó al representante de Cs de mostrar hacia ella "un odio furibundo que roza la misoginia". "Y no lo digo yo; se lo han dicho incluso en una entrevista de televisión", le quiso afear al edil tras una intervención en 'Mírame Televisión' en la que a Molina le preguntaron, como rebatió este jueves el concejal, "justo lo contrario" (a qué se debe que los concejales de Unidas se Puede sean "bastante agresivos" con él). El portavoz de Ciudadanos solicitó a Afonso retirar el término 'misoginia' (a lo que la edil se negó), y recordó el tono empleado el mandato pasado por Unidas se Puede.

"Ha traído una cuestión personal para montar un circo"

"Usted ha traído aquí una cuestión que tiene que ver con mi ámbito personal para montar el circo mediático que lleva haciendo estos meses desde que es portavoz, que ha dejado a la altura del betún a su formación". Así se expresó el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), en dirección al portavoz de CC, Jonathan Domínguez, durante el pleno de ayer y en un punto que recogía una solicitud de comparecencia para que el regidor local diese cuenta de unas obras que realizó en su casa. Tal y como sucediese el martes cuando Rubens Ascanio (Unidas) se dirigió a la interventora y a la secretaria, el portavoz del PSOE, Alejandro Marrero, tomó la palabra este jueves para pedir que se informase sobre si la comparecencia se ajustaba al ordenamiento jurídico. La funcionaria al frente de la Secretaría General realizó una extensa exposición en la que concluyó que entendía que no procedía el punto porque los comparecientes lo hacen sobre la gestión de áreas que le corresponden. Finalmente no hubo comparecencia sobre este asunto, pero sí choque dialéctico. En realidad, eso había ocurrido desde los primeros compases de la sesión plenaria, cuando el concejal no adscrito, Alfredo Gómez, preguntó al alcalde si iba a dar explicaciones sobre la vivienda. "Usted no va a convertir el pleno en un circo; son cuestiones que tienen que ver con mi vida personal", avanzó Gutiérrez ya desde ahí. Sin embargo, las frases que más resonaron en esos momentos fueron las de Santiago Pérez (Avante y miembro del PSOE) hacia Gómez: "Vengo a debatir aquí el orden del día, no tus payasadas", "Esto no es un circo", "Tú no representas a nadie" y "Eres un tránsfuga". Ya en la no abordada comparecencia, Jonathan Domínguez aseguró que el objetivo de los nacionalistas era dar la oportunidad al alcalde de explicarse. "Usted, bajo esa apariencia de no romper un plato, está detrás de todo esto", le lanzó el regidor local. "Lo único que intenta es hacer un escarnio público de la figura del alcalde con una cuestión personal", indicó, y lo retó: "Tenga la valentía de venir a este pleno y decirlo abiertamente". 

Compartir el artículo

stats