Coronavirus en A Coruña

Mascarillas en interiores: el dilema de cuándo volver a ‘sonreír’ bajo techo

Expertos gallegos en microbiología y medicina preventiva aconsejan esperar a “un mayor control” del SARS-CoV-2 para retirar el cubrebocas en espacios cerrados, una medida adoptada ya por casi una decena de países europeos

Una joven con mascarilla muestra el certificado COVID a la camarera de un restaurante cuando aún estaba en vigor esa exigencia en la hostelería.  | // LUIS TEJIDO

Una joven con mascarilla muestra el certificado COVID a la camarera de un restaurante cuando aún estaba en vigor esa exigencia en la hostelería. | // LUIS TEJIDO / María de la Huerta

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha asegurado esta semana que “cada vez queda menos” para que desaparezcan las mascarillas de los espacios cerrados, aunque evitó poner un horizonte temporal a una de las medidas más esperadas por buena parte de la población española. Los ciudadanos de ocho países europeos, incluidos los de Francia, se han despojado ya del cubrebocas y vuelven a sonreír bajo techo. Lo hacen, eso sí, con algunas excepciones, dado que las autoridades sanitarias francesas han optado por mantener su uso en determinados lugares, como los hospitales o las residencias de mayores, para proteger a los más vulnerables. Expertos gallegos consultados por este diario consideran, no obstante, que “aún es pronto” para importar ese gesto, debido al repunte de los positivos de SARS-CoV-2 registrado en los últimos días. Estiman que levantar esa restricción, en el contexto actual, sería “precipitado”.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha asegurado esta semana que “cada vez queda menos” para que desaparezcan las mascarillas de los espacios cerrados

A la hora de realizar un diagnóstico sobre la actual situación de la pandemia de coronavirus en Galicia y el conjunto de España, la jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Laboral del área sanitaria de A Coruña y Cee, María José Pereira Rodríguez, afirma que “nos encontramos en pleno cambio del paradigma en el manejo del COVID”. Un cambio que, admite, “produce vértigo”, porque “las certidumbres son pocas y hablamos de modificaciones que afectan a todos los ciudadanos”.

“Sabemos que no podemos seguir manteniendo el rastreo del virus en la población general, pero debemos garantizar que esto no derive en que lleguemos tarde a las posibles olas futuras”, resalta la doctora Pereira, y aunque reconoce que el contexto actual invita a “limitar las restricciones”, insiste en que “eso puede hacer que los vulnerables tengan más exposición al virus y, a partir de ahí, complicaciones por el COVID”.

“Debemos recordar que todavía no estamos en la situación que nos gustaría”, resalta la doctora Pereira, antes de entrar a valorar la posibilidad de levantar la obligatoriedad del uso de las mascarillas en espacios cerrados, una medida que, advierte, “en estos momentos, sería precipitada”.

"Hemos comprobado que el SARS-CoV-2 sigue circulando, y que las variantes evolucionan para conseguir una mayor capacidad de transmisión. El sublinaje BA.2, de hecho, es un 30% más transmisible que la variante ómicron inicial, con una capacidad de contagio, a su vez, muy superior a la de su predecesora, delta”, recuerda la jefa de Medicina Preventiva y Salud Laboral del área sanitaria de A Coruña y Cee, quien admite, no obstante, que en esa “evolución” también “se ha constatado una menor capacidad de producir muertes y hospitalización.

“Pero a mayor circulación del virus, mayor posibilidad de que llegue a pacientes vulnerables, con un sistema inmune que no les defenderá como al resto de la población”, subraya, e inmediatamente agrega: “Entiendo que existe necesidad social de retirar las mascarillas en interiores pero, desde el punto de vista técnico, creo que es recomendable mantenerla por ahora”.

“Debemos recordar que todavía no estamos en la situación que nos gustaría”

María José Pereira

— Jefa de Medicina Preventiva y Salud Laboral del área sanitaria de A Coruña y Cee

Si se llegase a dar ese paso más y se eliminase la obligatoriedad de usar cubrebocas en espacios cerrados, la doctora Pereira Rodríguez considera que, “durante al menos un tiempo”, los colectivos vulnerables “deberán seguir utilizándolo en entornos mal ventilados” o cuando coincidan “un número importante de personas”.

Debemos incorporar a nuestra rutina el uso de la mascarilla cuando exista clínica compatible con infección respiratoria. Hemos comprobado ya el impacto positivo que ha tenido su empleo para prevenir cuadros respiratorios habituales de nuestra población, algo que se venía haciendo, de manera habitual, en los países asiáticos, pero que hasta ahora no habíamos logrado incorporar en nuestro entorno”, destaca la experta.

Mar Tomás Carmona

María del Mar Tomás Carmona. / LOC

Tampoco aconseja la retirada de las mascarillas en espacios cerrados, por ahora, María del Mar Tomás Carmona, médico microbióloga del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), investigadora del Instituto de Investigación Biomédica (Inibic) coruñés y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), quien sostiene que esa medida no se debería plantear “hasta encontrarnos en una incidencia en torno a 100 casos por 100.000 habitantes”, situación que estima “podría darse a mediados de la primavera o al inicio del verano”.

“Siempre que mantengamos una adecuada distancia social, podremos quitarnos las mascarillas en el exterior, por ejemplo, durante un paseo o al realizar otras actividades donde no se produzcan aglomeraciones”, refiere.

"Esa medida no se debería plantear hasta encontrarnos en una incidencia en torno a 100 casos por 100.000 habitantes”

María del Mar Tomás Carmona

— Médico microbióloga del Chuac y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc)

La doctora Tomás Carmona recuerda que, en el momento actual, “nos encontramos ante un incremento de la incidencia” de los positivos de SARS-CoV-2, de ahí que estime que lo recomendable sería haber esperado “a la estabilización de los casos” para implantar la retirada de las mascarillas en los patios de los colegios. Recuerda la médico microbióloga y portavoz de la Seimc que “nos encontramos, probablemente, ante el inicio de la séptima ola” de la pandemia, a tenor de los datos epidemiológicos registrados, en los últimos días, por las diferentes comunidades autónomas españolas, así como en otros países de Europa. No obstante, confía en que “gracias a la elevada tasa de vacunación”, el impacto “sea menor, tanto en la atención sanitaria, como en las hospitalizaciones”, con respecto a las olas previas.

“Sin embargo, debemos seguir siendo cautos en espacios interiores, manteniendo las medidas de prevención conocidas por todos para proteger a los más vulnerables, con menor respuesta inmunológica a las vacunas desarrolladas frente al COVID”, reitera la doctora Tomás Carmona.

El epidemiólogo Juan Gestal.

Juan Gestal. / RICARDO GROBAS

“Al final del descenso de la sexta ola”, en un “momento de cierta incertidumbre” nos sitúa Juan Gestal, profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública, quien apunta que aún se desconoce si los incrementos de la incidencia del SARS-CoV-2 que se han notificado “en comunidades autónomas como Galicia, Canarias o Extremadura” se deben “a los pasados carnavales” o a que el virus, “nuevamente, nos va a sorprender” y estemos “ante el inicio de una nueva ola, cuando todo apuntaba a que no, por considerar que había alcanzado ya su máxima eficacia biológica por la elevadísima transmisibilidad, escape inmune y carácter más benigno (con más del 95% de las infecciones inaparentes o leves) de la variante ómicron”.

“Habrá que esperar unos días para saber si estamos, realmente o no, en el final de la pandemia”, expone.

"Debe ser lo último que se elimine, pues no hay que olvidar que el SARS-CoV-2 se transmite fundamentalmente por aerosoles, y la mascarilla FFP2 y la ventilación son las medidas más adecuadas para protegerse"

Juan Gestal

— Profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública

En esta tesitura, el profesor Gestal apuesta también por “aguardar un poco a que la situación esté totalmente controlada” para retirar las mascarillas en los espacios cerrados.

“Debe ser lo último que se elimine, pues no hay que olvidar que el SARS-CoV-2 se transmite fundamentalmente por aerosoles, y la mascarilla FFP2 y la ventilación son las medidas más adecuadas para protegerse”, subraya el experto en Medicina Preventiva y Salud Pública, quien, no obstante, sí considera “procedente” el fin del uso del cubrebocas en los patios de los centros educativos, al haberse completado el proceso de vacunación de la población infantil.

[object Object]

El subcomité clínico de expertos que asesora a la Xunta en la pandemia de SARS-CoV-2 acordó ayer dejar de recomendar el uso de mascarillas en patios de los colegios e institutos gallegos debido a la situación epidemiológica y al “gran porcentaje” de población pediátrica inmunizada frente al COVID, informó la Consellería de Sanidade en una nota.

El departamento autonómico que lidera Julio García Comesaña resaltó que Galicia “es la primera comunidad autónoma” en porcentaje de población infantil vacunada frente a la infección causada por el SARS-CoV-2, con un 73,5% de los niños con al menos una dosis, “21 puntos por encima de la media del Sistema Nacional de Salud (SNS)”.

Sanidade incidió, además, en que el 41,1% de los menores de 12 años de Galicia completaron ya la pauta de inmunización frente al COVID, trece puntos por encima de la media de España.

Vigilancia de los positivos

En el transcurso de la reunión del subcomité clínico, avanzó la Consellería, se informó también de que Galicia trabaja en la elaboración de un nuevo protocolo para la vigilancia de los positivos de SARS-CoV-2. Las directrices de esta nueva vigilancia epidemiológica serán “consensuadas” —recordó Sanidade— “en el ámbito nacional, entre todas las comunidades autónomas”, circunstancia que “requiere la aprobación de la Comisión de Salud Pública”.

“Aunque tras la aprobación se ha de dejar un periodo de adaptación, Galicia ya está preparando la implementación de la nueva estrategia en nuestra comunidad para agilizar los cambios, que se producirán en función de la evolución de la situación epidemiológica”, especificó el departamento autonómico.

Suscríbete para seguir leyendo