Kiosco

La Opinión de A Coruña

José Couso: 19 años sin reparación

“Matar periodistas sale gratis”, se lamenta su hermano David en palabras a este diario

David Couso muestra por primera vez una foto de su hermano poco antes de morir por disparos del ejército de EEUU. | // CARLOS LUJÁN / EUROPA PRESS

Ocurrió el 8 de abril de 2003, en un hospital de Bagdad. En los brazos de su compañero Jon Sistiaga, el fotoperiodista José Couso fallecía horas después de ser disparado por el ejército norteamericano cuando se encontraba con otros compañeros de la prensa en el hotel Palestina. Ya han pasado 19 años, pero la imagen aún escuece enseñada estos días por su hermano David Couso: la fotografía se mostraba por primera vez y cuando resuena la última guerra en Europa. En una conversación con este diario, David Couso admite que, “cuando se acerca el aniversario del ataque al hotel Palestina y el asesinato de José, se nos remueve todo porque se nos reabre la herida”. Junto a Couso también fue asesinado en el mismo hotel el periodista ucraniano Taras Protsyuk.

Dos décadas después de la muerte del cámara ferrolano de Telecinco, su familia se muestra sobre todo “decepcionada con nuestros mandatarios”: “Vemos que ensalzan el derecho internacional con Ucrania para investigarlo todo pero obvian que tenemos una víctima de guerra: un periodista español como mi hermano”. Según David Couso, “se lanza un mensaje de impunidad: matar periodistas sale barato, todo esto nos da mucha rabia”.

El enfado de los Couso se basa en el cerrojazo judicial al caso en España, aunque falta el pronunciamiento de la justicia europea. Como recuerda el hermano del cámara, “a raíz de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial por parte del PP —con el carpetazo a la justicia universal— se archivó la causa de José y otras 11 más, porque no se podían investigar estos crímenes de guerra”. Los familiares recurrieron entonces al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Tribunal de Estrasburgo), “y estamos a la espera de que se pronuncie para ver si hubo una vulneración de la legislación europea, o si el Gobierno ha violado tratados internacionales como el Cuarto Convenio de Ginebra”.

Confía David Couso en que la resolución de Estrasburgo constituya “una bofetada a este Gobierno que desoye los acuerdos de coalición”, en alusión a reformar la jurisdicción de la justicia y contemplar el principio de justicia universal. Justo esta semana se reunió con representantes de Unidas Podemos, que se comprometieron a pedir el apoyo del PSOE a esta iniciativa cuando se debata en el Congreso (para modificar el artículo 23 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y recuperar la capacidad de los juzgados españoles para perseguir estos crímenes).

En este 8 de abril de 2022, el hermano de Couso vuelve a recordar aquel ataque de proyectiles de un tanque comandado por norteamericanos contra el hotel Palestina donde se encontraba la señal de Reuters, pero también contra las sedes de Al-jazera (donde murió el periodista jordano Tarek Ayub) y AbuDabbhi TV esa misma mañana de 2003 “en una operación coordinada por el ejército norteamericano”. Recalca que “se enviaba un claro mensaje de que no querían periodistas incómodos contra su relato de la guerra de Irak”. El tiempo ha pasado pero la inseguridad sigue rodeando a los periodistas en primera línea de batalla: “La ciudadanía ha perdido calidad informativa a nivel nacional, el trabajo está copado por freelance o autónomos mal pagados, con una protección cada vez menor”. Y concluye que “el caso de José demuestra claramente que matar a periodistas sale gratis, vemos que se sigue atacando a la prensa y no pasa nada”.

“La libertad de información sigue siendo víctima”

En este aniversario también el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, que cada año concede el Premio a la Libertad de Prensa José Couso, reclama “justicia” y recuerda que “las guerras siguen marcadas por los crímenes contra los informadores y la impunidad”.

Recuerda su Junta de Gobierno que “desde que se inició la invasión rusa de Ucrania siete periodistas han sido asesinados mientras informaban, a los que se suman otros siete muertos desde el inicio del conflicto en el Donbás”. Precisamente, las candidaturas al Premio Couso de este año “están marcadas por los ataques bélicos al periodismo, especialmente en el caso de Pablo González que se encuentra encarcelado en Polonia y para el que este Colexio Profesional reclama una vez más su puesta en libertad”. También son candidatos Mònica Bernabé, Víctor García Guerrero y Érika Reija.

Como recuerdan los periodistas gallegos, “el crimen del cámara Couso sigue impune, una circunstancia que lejos de ser excepcional es casi norma: solo el 13% de estos casos registrados por la Unesco en 15 años fueron resueltos judicialmente”.

Compartir el artículo

stats