Entrevista | Elia Torroella Responsable de la vacuna española Hipra

“Si somos capaces de aunar esfuerzos, en España seremos superpotentes”

“Más allá de conseguir una vacuna de nueva generación, lo importante es la capacidad de todo un país para producirla”

La investigadora Elia Torroella.

La investigadora Elia Torroella.

Cristina Martínez

Elia Torroella es la directora del equipo que trabaja en la primera vacuna española contra el COVID en los laboratorios Hipra. Espera que en dos o tres semanas la nueva vacuna tenga luz verde de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Se había dicho que en mayo la vacuna de Hipra tendría la aprobación de la EMA y se podría empezar a vacunar ¿En qué momento está?

La vacuna ya está siendo evaluada por la Agencia Europea del Medicamento y esperamos que el trámite esté finalizado en mayo. Luego está el tema más burocrático y de compra que es centralizada, pero ya hemos empezado las conversaciones a nivel europeo. El Gobierno nos apoya y en España parece que se va a vacunar con esta vacuna. Yo soy optimista. Ahora son las autoridades sanitarias las que tienen que pensar cuándo van a vacunar esta cuarta o tercera dosis. Igual en septiembre. De lo que estamos convencidos es de que encaja muy bien con lo que necesita la población europea que lleva como mínimo un par de dosis.

¿Qué aporta esta vacuna en comparación con las otras?

Es un tipo de vacuna más estándar y creemos que puede convencer a la población que tiene ciertas reticencias para vacunarse. Los resultados han sido muy buenos, frente a ómicron e incluso frente a beta. Es superior a otras vacunas. Vamos a aportar una nueva herramienta en Europa para continuar ampliando la protección a la población. Cuando apareció el COVID hace dos años no teníamos nada. Hay muchos grupos de población a los que va a ser necesario reforzar con una vacunación anual. Debería poderse transformar en una vacunación como la gripe. De momento, nosotros creemos que este año y el próximo habrá que dar una dosis de refuerzo a una población más amplia en otoño, pero lo tienen que decir las autoridades sanitarias en cada país.

El éxito de la vacuna de Hipra es que es de proteína recombinante. ¿Podría explicarlo?

Todas las vacunas hasta ahora buscan bloquear la entrada del virus. Una vacuna de RNA tiene que entrar en nuestras células y las hace trabajar para que formen una proteína de forma sintética; de esa manera nuestro organismo detecta que no es suya y genera anticuerpos. En el caso de nuestra vacuna, le das la proteína hecha, que es superpura, y se lo facilitas, de manera que es inerte completamente y no haces trabajar a las células sino que directamente genera anticuerpos y evita posibles riesgos.

¿Es consciente de que con esta vacuna ha hecho historia?

Sí, sí. Hacemos historia porque hemos sido capaces de desarrollar esta vacuna. Es un proyecto muy estratégico y también ha sido importante el apoyo de otros países. Siempre decimos que duda de la vacuna no tenemos, los resultados están muy claros. Pero la exigencia en nuestro caso es superior a la que tuvieron las vacunas anteriores porque ya se conocen más cosas. España está haciendo un esfuerzo importante y muchos países europeos también para que entre en el calendario de vacunación en otoño. Pero tenemos que empezar aquí.

¿Un organismo público podría o debería realizar una investigación de este tipo o es inviable?

Yo creo que la clave es la colaboración público privada. Los centros de investigación públicos han hecho una labor brutal generando conocimiento, poniéndose a nuestro lado a interpretar datos, pero luego para que esto se pueda llevar a producción es una empresa la que debe hacerlo. Si somos capaces de aunar esfuerzos en España seremos superpotentes. Esto es un ejemplo de colaboración público privada y ha abierto una vía de trabajo. Nosotros no tenemos la forma de trabajar de las grandes farmacéuticas. El diseño de esta vacuna sale de Hipra, pero tenemos diecisiete hospitales españoles públicos y privados que han participado. Abarca todo el territorio. Tú necesitas unos espacios, equipos, elementos básicos y materias primas. Cuando sumas todo te das cuenta de que en el mapa europeo salen también más de doce países que de una forma u otra están contribuyendo. Es una vacuna completamente europea y eso es importante de cara a lo que estamos hablando siempre de tener esta autonomía en Europa para que cuando haya una nueva amenaza sepamos qué hacer desde el minuto cero. Y también estamos muy agradecidos a los voluntarios que han participado en los ensayos. Más allá de conseguir una vacuna de nueva generación lo importante es la capacidad de todo un país de producirla.

¿Podemos decir que lo peor ha pasado?

El COVID no ha acabado, las infecciones de este tipo no desaparecen. Lo que sí ocurre es que cada vez se sabe gestionar mejor, tenemos vacunas y habrá que ir enriqueciendo esta inmunidad para que esto acabe siendo un resfriado. Habrá COVID en otoño y en 2023 también. Esto va para largo, pero es muy distinto hace dos años a este momento. Hay que controlar que no haya casos graves y las variantes. Un virus siempre va cambiando, pero ahora tenemos muchas más herramientas.

Ha habido reticencias por parte de un sector de la población por la rapidez con la que salieron las primeras vacunas, por los posibles efectos secundarios. ¿Nos espera algo que no sepamos a medio plazo?

Yo no me preocuparía. Primero porque ya nos hemos vacunado y no había otra forma de abordar la pandemia. En las vacunas, los efectos secundarios los ves a corto plazo. Es verdad que la RNA es una tecnología nueva, pero sin vacunas estaríamos todavía con la pandemia. Y ahora salen unas vacunas de nueva generación como la nuestra, más segura porque todos los componentes que lleva están ya utilizados en otros medicamentos.

¿Qué les diría a los antivacunas?

Yo les diría a los antivacunas que por favor se vacunen. Si no se vacunan, tarde o temprano se infectarán y más con COVID. Si están vacunados la posibilidad de que acaben con una infección severa es muy baja. En el caso de COVID no deberíamos discutirlo, pero no podemos obligarles.

Suscríbete para seguir leyendo