Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Unión Europea da luz verde a la ley que regulará el sector tecnológico

Gigantes como Google o Meta deberán eliminar el contenido ilegal, frenar la desinformación, limitar el uso de datos y ser más transparentes sobre sus algoritmos

Logotipo tridimensional de Facebook. | // DADO RUVIC

La Unión Europea (UE) avanza en su empeño por regular las plataformas digitales. El Europarlamento y el Consejo Europeo alcanzaron este pasado fin de semana un acuerdo para alumbrar la ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés), una pionera medida que obligará a los gigantes tecnológicos con más de 45 millones de usuarios, como Google, Meta (Facebook), Apple o Amazon, a eliminar los contenidos ilegales y a frenar la desinformación o enfrentarse a multas multimillonarias. La nueva regulación establece que, de no cumplir con ella, estas grandes empresas que controlan internet podrían ser sancionadas con multas de hasta el 6% de su facturación global. De violar las leyes de forma reiterada, Bruselas incluso contempla la prohibición de que estas compañías hagan negocio en territorio europeo. Esas grandes empresas se enfrentarán anualmente a auditorías para determinar y evaluar los “riesgos sistémicos” de sus negocios.

El texto, acordado tras 16 horas de negociaciones, establece que los gobiernos de la UE podrán solicitar a esas redes sociales la eliminación de contenido ilegal, como aquellos que promueven el terrorismo, la incitación al odio, las estafas o el abuso de menores. Los usuarios también deberán tener la capacidad de denunciar esos contenidos de forma “fácil y eficaz”. Qué es o no ilegal recaerá en las leyes de cada Estado miembro.

Además, las plataformas deberán introducir nuevas estrategias para combatir la proliferación de la desinformación en sus espacios durante momentos de crisis. Esta medida se ha reforzado tras la invasión militar de Ucrania lanzada por Rusia.

Algoritmos transparentes

La DSA va más allá de perseguir el contenido ilegal en línea y regula a las grandes plataformas en otros aspectos esenciales. Así, se obliga a las empresas a ser más transparentes sobre sus algoritmos y su incidencia. Una aplicación práctica de ello será obligarlas a revelar a los usuarios cómo esos sistemas determinan qué contenidos se amplifican y cuáles son las recomendaciones personalizadas. La ley también afectará a servicios de mensajería instantánea como WhatsApp y a mercados en línea como Amazon, que deberán garantizar que no se venden productos ilegales en sus plataformas.

La ley limitará la extracción de datos de los ciudadanos y se prohíbe la publicidad digital dirigida a niños o basada en datos sensibles de los usuarios como el sexo, la raza, la religión o las ideologías políticas. Asimismo, también prohibirá las interfaces cuyo diseño es deliberadamente engañoso o confuso con la voluntad de inducir a los usuarios a tomar decisiones como aceptar el rastreo de su actividad en línea mediante cookies. La DSA es la primera pata del mastodóntico plan legislativo de la UE para regular las empresas tecnológicas de Silicon Valley. El mes pasado, el Parlamento Europeo y los Veintisiete llegaron a un acuerdo para impulsar la Ley de Mercados Digitales (DMA), un proyecto que pretende poner coto a los abusos monopolísticos de esas compañías y que las obligará a transformar la forma en que operan.

La entrada en vigor de la nueva normativa no será inmediata y, tras su ratificación, se pondrá en marcha después de 15 meses. Eso significa que todas estas medidas entrarán en vigor en 2024.

Compartir el artículo

stats