El doctor Domingo Pedreira Andrade, figura clave en la lucha contra el sida en Galicia, jefe del Servicio de Medicina Interna del Chuac durante tres décadas y médico emérito del Servizo Galego de Saúde (Sergas), ha fallecido a los 76 años en A Coruña.

El doctor Pedreira Andrade (A Coruña, 1946) era un referente en la lucha contra el VIH, un virus que dio la cara en España en octubre de 1981, cuando un equipo de internistas del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona diagnosticó el primer caso de sida, la fase final de la infección por VIH. El especialista coruñés fue testigo y parte de ese capítulo de la historia de la medicina española, no obstante, en aquel momento era adjunto de Medicina Interna en el centro hospitalario barcelonés, donde ya había realizado la residencia. Pocos meses después de ese primer diagnóstico de sida en España, el doctor Pedreira Andrade se trasladó del Vall d’Hebrón a su ciudad, A Coruña, para ponerse al frente del Servicio de Medicina Interna del actual Hospital Universitario, entonces Juan Canalejo, donde detectó el primer caso de sida de Galicia, el 4 de diciembre de 1984.

"El paciente era un joven de Os Mallos, consumidor de drogas, que ingresó en nuestro hospital con una tuberculosis diseminada y muchas adenopatías (ganglios inflamados) en el abdomen. Su sintomatología nos sorprendió bastante, y al principio nos costó interpretarla. Yo recordaba el caso de Barcelona, pero en aquel momento las pruebas del sida eran muy difíciles de hacer, pese a que ya habían pasado tres años de la aparición de los primeros casos. No había un test sistematizado en los laboratorios, como ahora, y la única opción que teníamos era enviar el suero del paciente al Instituto de Salud Carlos III de Madrid. Fue lo que hicimos, y allí nos confirmaron el positivo”, rememoraba, en un reportaje publicado en este diario, el pasado 5 de diciembre.

Desde ese primer momento, el doctor Pedreira Andrade destacó por su compromiso frente a la estigmatización de la enfermedad, llegando a enfrentarse, dialécticamente, con miembros de la comunidad médica que negaban la existencia de una epidemia entonces mortal y se implicó decisivamente con los colectivos más castigados, reclamando recursos para hacer frente a las drogodependencias y realizando una importante tarea de divulgación y sensibilización para tratar de prevenir los contagios entre los colectivos de mayor riesgo y la sociedad en general.

Jubilado del Sergas en 2016, el doctor Pedreira Andrade mantenía su consulta privada en el centro de A Coruña. No obstante, por su destacado papel y la labor desarrollada a lo largo de su dilatada trayectoria, formaba parte del reducido círculo de médicos eméritos de la sanidad pública gallega