Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los herederos gallegos de Cousteau

Equipos profesionales y ‘amateurs’ participarán en el primer certamen de fotografía submarina en pecios Rimartes, con bajadas al ‘Mar Egeo’, ‘Pilar Blanco’ o ‘El Chino’

Equipo de buceo de Nauga ante la Torre de Hércules, antes de un descenso al 'Mar Egeo' Nauga

A bordo del Calypso, el comandante Jacques-Yves Cousteau relataba su cuaderno de bitácora: “Filmaremos un mundo de belleza salvaje y cruel”. Sus pasos siguen los buzos amateurs y profesionales que participarán en el primer certamen de fotografía submarina en pecios Rimartes. Este proyecto Riquezas del Mar. Tesoros de lo Profundo corre a cargo de los GALP (Grupos de Acción Costeira) del Golfo Ártabro, A Costa da Morte y Ría de Muros-Noia. La cita se inicia el sábado 28 de mayo en la bahía de A Coruña para bajar hasta los buques naufragados Mar Egeo, Rytterholm (o El Chino) y Pilar Blanco. Después pasará por el RMS Solway (bajos de Baldaio), Mount Parnes (ría de Cee-Corcubión) y Oceanográfico (Muros-Noia). En la zona se han catalogado más de 50 pecios, “aunque hay muchísimos más”. Y desde el proyecto indican que “son museos y también caladeros”, por la riqueza de los ecosistemas en sus restos.

Embarcación e inscripción son gratis a través de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas. Y en A Coruña, harán de anfitriones los equipos de Buceo Galicia, Deepteam Coruña y Nauga. Desde Deepteam, Santi Salido nos habla del Pilar Blanco: “Es un pecio bastante buceable pero que necesita una equipación específica”. A mitad de camino de la Torre de Hércules y la boya del Chino, este pesquero se hundió en 1972 “sin desgracias humanas y se encuentra sobre un fondo de arena a unos 36 metros, partido en dos con 40 metros de eslora”. Para la bajada se requiere Nitrox (mezcla de oxígeno y nitrógeno). Y a Santi le resulta “muy fotogénico, es un refugio de vida en medio de la bahía: fanecas, bogavantes, nécoras”. Para un buceo tranquilo “sobran 20 minutos”.

Un buzo de Deepteam saluda ante el ‘Pilar Blanco’. // DEEPTEAM CORUÑA patricia hermida

Desde Buceo Galicia, Hugo Felpete nos sumerge en El Chino (“naufragó en 1976 con sus 100 metros de eslora y llamado así porque el único fallecido era de ese país”). Una boya verde lo señaliza a una milla de la tierra: “Hay que tener cualificaciones para descender, pero es muy bonito porque puedes ver sus cadenas y las chapas de acero con congrios y lubrigantes”.

Y para el instructor de Nauga, Álex Núñez, “la inmersión del Mar Egeo es muy bonita porque la realizas delante de la Torre de Hércules”. De sus restos queda el bloque del motor con casi 10 metros de alto, “y el buceo puede ser realizado recién terminado el curso de Open Water”. Álex era un niño cuando este petrolero ardió en 1992: “Y en mí ha dejado una huella emocional”.

La vida se abre paso ante los restos del 'Chino' Buceo Galicia

Un petrolero ante la Torre de Hércules

Desde Rimartes recuerdan que también ofrecen sus Rutas Emocionales para conocer a pie el impacto de los naufragios en la costa gallega, sin necesidad del buceo. Si les preguntamos a los equipos que ejercerán de anfitriones en A Coruña sobre sus pecios favoritos, tiran de amor por su ciudad. Hugo Felpete (Buceo Galicia) elige para bucear el Pilar Blanco, pero “es más llamativo El Chino”. Y a nivel internacional, “un primo lejano de este último, el Tristlegorm en el Mar Rojo con motos y camionetas de la II Guerra Mundial”. Santi Salido (Deepteam) escoge el Tromp en Viveiro, “barco de carga noruego hundido en la II Guerra Mundial”. Y en el resto del mundo, “los pecios de Portugal o Baja California”. Y Álex Núñez (Nauga) vuelve a decantarse por el petrolero Mar Egeo: “Cuando era niño vivía en Monte Alto, recuerdo su incendio aquella noche y en mí ha dejado una huella emocional hasta querer bucearlo”. También destaca la gran visibilidad de los buceos de Bali (allí a 50 metros, aquí a 14), “donde hunden barcos para generar turismo”.

Aproximación de un buzo de Nauga al ‘Mar Egeo’. | // NAUGA

Compartir el artículo

stats