Kiosco

La Opinión de A Coruña

'Alianza' coruñesa para favorecer la integración juvenil

Mucho más que un 'trampolín' hacia el empleo en A Coruña

La Fundación María José Jove, la Asociación Participa y el Concello, a través de la Fundación Emalcsa, promueven la inserción formativa, social y laboral de jóvenes en riesgo de exclusión convirtiéndose en sus ‘Aliad@s’

Aaron Rabuñal y Ashley N. López, participantes en el programa ‘Aliad@s’, posan sonrientes en la sede de la Fundación María José Jove, en A Coruña. VICTOR ECHAVE

Hace un par de años que Ashley Nicole López, de 18, llegó a España, acompañada por sus padres, tras abandonar su país, Colombia, debido a una complicada situación familiar. Tras pasar por otras ciudades, como Madrid y Lugo, la familia recaló en A Coruña, donde a Ashley, en un primer momento, le costó encontrar su sitio. Cuenta que, después de tantos cambios de residencia en tan poco tiempo, “como no había logrado hacer amigos”, la derivaron al psicólogo para “empezar a interactuar socialmente”.

“Coincidió todo aquello en un momento en que acababa de inscribirme en la Formación Profesional (FP), pero como no entré en el ciclo que me interesaba, me matriculé en uno de Electrónica, que acabé abandonando. Fue entonces cuando el psicólogo me mandó aquí. Ahora estoy haciendo un curso online sobre producción musical, y en septiembre tengo previsto iniciar un ciclo, sobre esta misma materia, de forma presencial. Estoy muy contenta y, en el futuro, me gustaría trabajar en la música, el cine o en cualquier cosa relacionada con la producción”, explica.

Ashley N. López, una de las participantes en el programa 'Aliad@s', posa sonriente en la sede de la Fundación María José Jove. Víctor Echave

El “aquí” al que se refiere Ashley es Aliad@s, uno de los programas dirigidos a colectivos de extrema vulnerabilidad cuya situación se ha visto agravada por la pandemia de SARS-CoV-2 que desarrolla el tándem formado por la Fundación María José Jove y la Asociación Participa, junto con el Concello de A Coruña, a través de la Fundación Emalcsa. La iniciativa echó a andar en 2021, enfocada específicamente a jóvenes de entre 16 y 21 años que, por diferentes circunstancias, no participan de acciones formativas regladas, sociales ni laborales. En su primer año de actividad, atendió a 53 chicos y chicas, de los cuales una veintena completaron su itinerario socio-formativo y 15 están pendientes de hacerlo. Tres retomaron la educación formal en ciclos medios y superiores, uno la formación no reglada y otros tres consiguieron su primer empleo. Los participantes son derivados de las unidades de servicios sociales municipales, de ONG de A Coruña y de los equipos de orientación del Sergas, y la demanda es tan alta que, actualmente, “hay lista de espera”.

“La incorporación laboral es difícil, y aún lo es más para las personas con formación escasa o que no se adecua a las necesidades del mercado laboral. Hay jóvenes muy talentosos y con muchas ganas de empezar a trabajar o de seguir formándose y nosotros estamos en disposición de ofrecerles una pequeña plataforma que, de alguna manera, los acoja y les ayude a buscar esas oportunidades de futuro”, especifica María Lemos, directora de la Asociación Participa, quien insiste en que Aliad@s no es un simple trampolín hacia el mercado laboral de jóvenes en situación de riesgo de exclusión social. Está concebido como una suerte de brújula que recorrerá, junto a ellos, ese camino hacia un destino, por descontado, mejor.

El programa 'Aliad@s' echó a andar en 2021, en plena pandemia, y desde entonces ha atendido a 53 jóvenes, de los cuales una veintena concluyeron su itinerario y otros 15 están en ello

decoration

“El programa tiene una vocación claramente formativa y de inserción laboral, pero también de acogimiento y acompañamiento en ese proceso, y precisamente esto es lo que diferencia a Aliad@s de otras fórmulas parecidas que se limitan a dar una formación laboral”, subraya.

Bajo esta premisa, y con el objetivo de ofrecer a los jóvenes participantes una formación compatible con las necesidades del mercado laboral, el programa cuenta con “un paquete mínimo de cursos muy polivalentes, como manipulador de alimentos, informática básica, primeros auxilios o seguridad laboral” , cuestiones que, tal y como apunta María Lemos, “les pueden servir para un extenso encaje laboral posterior”.

Aaron Rabuñal, de 19 años, realizó ya varios de esos cursos y se muestra encantado. Cuenta que llegó a Aliad@s porque su madre había participado en Madres, otro de los programas que desarrollan, de forma conjunta, las fundaciones María José Jove y Emalcsa y la Asociación Participa, y enumera, con desparpajo, los títulos que se ha “sacado” desde entonces. “Manipulador de alimentos, monitor de ocio y tiempo libre, informática básica... También me ayudaron con el currículo, y todo eso me sirvió para realizar prácticas en una empresa de construcción. Ahora estoy haciendo un curso de reformas en el Centro Violetas de Cáritas [bonificado] y, cuando lo termine, me gustaría enfocarme hacia el objetivo de crear mi propia empresa, aunque tendré que ir trabajando poco a poco”, explica Aaron, quien al igual que Ashley, tiene una difícil historia a sus espaldas.

“Soy el mayor de cuatro hermanos y el hombre de mi familia, y aunque mi madre trabaja, el hecho de que yo encuentre también un empleo supondrá un avance para todos nosotros. Estamos bien, pero siempre se puede ir a mejor”, destaca.

Aaron Rabuñal, participante en el programa ‘Aliad@s’, en la sede de la Fundación María José Jove, en A Coruña. | // VÍCTOR ECHAVE Víctor Echave

Aaron y Ashley son un buen ejemplo de los dos perfiles de participantes en el programa Aliad@s. “Como ella tiene competencias para estudiar, decidimos que continuase haciéndolo. Este año ha iniciado su formación de producción musical a través de internet, para ir familiarizándose con el tema, y en septiembre empezará el ciclo presencial. El suyo es un itinerario más a largo plazo, mientras que el de Aaron, interesado en el sector de la construcción, que hoy por hoy ofrece trabajo y además en buenas condiciones, es más inmediato”, indica María Lemos, quien especifica que el diseño de las actividades, la metodología y el propio desarrollo del programa son abordados por “educadores sociales, técnicos de integración y un psicólogo”.

“Se combinan sesiones semanales en pequeños grupos con intereses comunes, con actuaciones y un seguimiento personalizado, mediante entrevistas individuales que permiten a esos profesionales diseñar un itinerario para cada joven, trabajando en ciclos de tres meses de duración, que posteriormente se extienden mediante un seguimiento”, refiere.

Coinciden Aaron y Ashley en que esas sesiones semanales les han servido para aprender cuestiones “fundamentales” para acceder al mercado laboral, como “elaborar el currículo, preparar las entrevistas de trabajo” o buscar “cursos y ofertas de empleo” a través de internet. También para “conocer gente” y “hacer nuevos amigos”, ya que Aliad@s incluye actividades de ocio, que van desde realizar alguna ruta por la ciudad de A Coruña o visitar alguna exposición, hasta decorar con un grafiti la sede de la Asociación Participa.

“La motivación principal de Aliad@s es, por supuesto, el tema formativo y laboral, pero esa otra parte de cohesión social y acompañamiento no se consigue solo haciendo un curso, por ejemplo, de manipulador de alimentos; pasar un día diferente y divertido con tus compañeros es igualmente importante”, subraya María Lemos.

También Ruth Álvarez, técnica del programa, resalta como otro de sus “puntos fuertes” esos “lazos de unión” que tratan de crear con los jóvenes participantes. “Somos como un referente para ellos e intentamos hacerles ver que pueden contar con nosotros para lo que sea”. Lo que se espera, en definitiva, de un “aliad@”.

Compartir el artículo

stats