Kiosco

La Opinión de A Coruña

Arte en A Coruña

La pintora Soledad Fernández, en 24 piezas, en A Coruña

La artista madrileña de ascendencia gallega presenta en la galería Xerión su nueva muestra, centrada en el arte figurativo y con un marcado estilo realista

Soledad Fernández, en la inauguración de su exposición a principios de mes. | // VÍCTOR ECHAVE

Soledad Fernández vuelve a casa siempre que puede. La pintora realista, nacida y criada en Madrid, sabe (y siente) que algo tiene de gallega. Y lo afirma orgullosa. “La familia de mi padre era de Láncara, un pueblo de Lugo. Yo soy madrileña, pero siempre que vengo siento que aquí hay algo mío”, asegura ella. Algo suyo hay, desde luego.

Y es tangible. Se encuentra en la galería Xerión, en Rubine, que ha inaugurado este mes una muestra que recoge algunas de las piezas más singulares de la colección de la artista. Galería y creadora mantienen una estrecha colaboración desde hace tres lustros. En esta ocasión, Xerión dará cobijo a las obras de Soledad Fernández hasta el día 5 de junio.

Se trata de un conjunto de 24 piezas, óleos en su mayoría pero con alguna acuarela y técnica pastel, que profundizan en uno de los temas más recurrentes de la obra de Soledad Fernández, la figura humana y el desnudo femenino. Todo, regado con mucho sentimiento. Y, también, con mucho arte. “Hago obra dedicada a la mujer, porque pienso que, al fin y al cabo, a la modelo y al sentimiento ya los llevo dentro”, asegura. No se refiere, concretamente, a las figuras que inmortaliza, pues raramente recogen autorretratos. Prefiere capturar sus amigas y familiares.

"Pinto mujeres, porque a la mujer y al sentimiento los llevo dentro"

Soledad Fernández - Pintora que expone en la galería Xerión

decoration

“Mis modelos son las mujeres de mi entorno, que a veces les apetece posar para mí”, revela. Su otro gran interés pictórico, y uno de los temas preferidos de sus seguidores, tiene mucha tela, y pone el contrapunto a los cuerpos desnudos que copan las paredes. “Me gusta pintar manos sobre mantones de Manila”, confiesa.

La otra gran pata de la obra que alberga la galería Xerión dista mucho del tema central de su obra, y remite, en gran medida, a sus orígenes gallegos. La fascinación de la autora por el Pórtico de la Gloria llena muchas de las piezas de la colección, como resultado de un magnetismo inexplicable.

“Es complicado retratar tanta belleza. Mi gran deseo era haberlo pintado entero, pero no lo permiten, solo dejan coger notas. Es una obra que, la contemplas, y casi te vienen ganas de llorar”, asegura.

Es innegable que la autora se siente conectada con sus raíces, incluso cuando se encuentra lejos. “Hace años, inauguré una exposición de homenaje a Van der Veyden en la Casa de Galicia de Madrid”, recuerda. A Soledad Fernández le gusta volver a casa. Sus creaciones lo estarán, en su nombre, al menos un mes más.

Compartir el artículo

stats