Día nacional del donante de órganos y tejidos

“Sí” rotundo de los coruñeses a la donación de órganos: ninguna negativa en 2022

El Hospital de A Coruña no ha registrado un solo "no" familiar a la donación en lo que va de año y suma ya 80 trasplantes de órganos | Solo en mayo se realizaron 23: “Parece que recuperamos el ritmo”

Representantes de Alcer en A Coruña (con camisetas de color naranja), junto a Fernando Mosteiro, responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Chuac (2º por la izquierda); Mercedes Cao, nefróloga; Clara Olveira, responsable de Calidad del área coruñesa; José Ponce, urólogo; y Luis Verde Remeseiro, gerente de la demarcación sanitaria; en el Hospital Universitario.  | // LOC

Representantes de Alcer en A Coruña (con camisetas de color naranja), junto a Fernando Mosteiro, responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Chuac (2º por la izquierda); Mercedes Cao, nefróloga; Clara Olveira, responsable de Calidad del área coruñesa; José Ponce, urólogo; y Luis Verde Remeseiro, gerente de la demarcación sanitaria; en el Hospital Universitario. | // LOC / LOC

“Durante la pandemia de SARS-CoV-2, todos los hospitales de España se han visto tensionados y el nuestro, obviamente, también. A Coruña es la ciudad gallega con mayor densidad de población y esto provocó que, en los peores momentos, nuestras unidades de críticos —Cuidados Intensivos (UCI) y Reanimación (REA)— estuviesen sobrepasadas, lo cual derivó en una disminución de la actividad quirúrgica y trasplantadora. Fueron meses puntuales, y aunque el resto del tiempo la actividad fue un poco mayor, no logramos alcanzar las cifras de trasplantes de órganos previas a la emergencia sanitaria, en concreto, las de 2017 y 2018, cuando tocamos techo al realizar en torno a 250 cirugías de ese tipo. En 2021 nos quedamos en 224, unas treinta menos, el equivalente a tener la actividad paralizada durante un mes y medio”, explica Fernando Mosteiro, responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), al echar la vista atrás y hacer balance sobre los dos últimos años. En lo que va de 2022, no obstante, la actividad trasplantadora “parece estar recuperando el ritmo” gracias a la vacunación contra el COVID, que ha disminuido el impacto de la pandemia en los hospitales “y sobre todo en las UCI”, y a que el altruismo de los coruñeses no solo se mantiene intacto, sino que va a más.

Desde que comenzó este año, no hemos registrado ninguna negativa familiar a la donación de órganos y esto es algo muy reseñable. Tenemos que estar muy orgullosos y reivindicar, una vez más, la generosidad de la población de nuestra área sanitaria. Ya en 2021 estuvimos muy por debajo de la media gallega, y a su vez de la media nacional, con respecto a esta cuestión. Llevamos así tres o cuatro años, de hecho, en este periodo nuestro peor dato de negativas familiares a donar se situó en un 6%”, subraya el doctor Mosteiro, quien recuerda que “Galicia ha sido, tradicionalmente, una de las autonomías con mayor tasa de negativas a donar, con hasta un 30%”.

“Nuestra comunidad ha pasado de ese dato a situarse en torno a un 15-16%, en la media nacional o incluso unas décimas por debajo, algo impensable hace solo siete u ocho años. Algunos hospitales, como el Chuac, registran tasas muy bajas por situarse en el ámbito urbano, pero en el medio rural las negativas familiares a donar disminuyen también y se aproximan a las medias nacionales. Y esto es algo que siempre hay que celebrar. Podemos tener los mejores equipos quirúrgicos del mundo, pero si no hay donantes, los pacientes en lista de espera para someterse a un trasplante acabarán falleciendo”, resalta el experto.

"Podemos tener los mejores cirujanos y equipos quirúrgicos del mundo pero, si no hay donantes, los pacientes en lista de espera para someterse a un trasplante acabarán falleciendo"

Fernando Mosteiro

— Médico intensivista y responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac)

Coincidiendo con el Día nacional del donante de órganos y tejidos, el responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Chuac revela que, en lo que va de año, los equipos quirúrgicos del complejo hospitalario coruñés han realizado 80 trasplantes de órganos, 23 de ellos en el último mes. “Estrenamos 2022 con la sexta ola de la pandemia de SARS-CoV-2, que volvió a tensionar nuestro hospital, de modo que, en enero, solo contabilizamos tres trasplantes. En febrero, sin embargo, fueron ya 20; en marzo, 17; en abril, otros 17; y el pasado mes de mayo, realizamos ya 23 intervenciones de ese tipo”, apunta el doctor Mosteiro, quien advierte, no obstante, de que las listas de espera para recibir un nuevo órgano “son cada vez mayores” porque la esperanza de vida también lo es y porque “el conocimiento científico actual” ha permitido “ampliar los criterios para poder trasplantar”.

“El hecho de que la demanda de trasplantes sea más elevada nos ha llevado a buscar alternativas a la donación tradicional, como la donación en asistolia controlada. Con todo, la cifra de donantes no es suficiente para cubrir esa demanda, de ahí que el objetivo sea lograr una tasa cero de negativas a la donación. Nosotros, por ahora, lo estamos consiguiendo gracias a la generosidad de las familias que, en un momento tan duro como el fallecimiento de un ser querido, son capaces de ver más allá, decir ‘sí’ a la donación y dar una nueva oportunidad a enfermos sin otra alternativa terapéutica y que lo están pasando muy mal”, reitera.

[object Object]

“Aún con la pandemia de SARS-CoV-2, España continúa siendo el primer país del mundo en cifras de donación y trasplantes de órganos. En el peor momento de la emergencia sanitaria, nos mantuvimos mejor que cualquier otro estado europeo en la prepandemia, y esto es gracias a la generosidad de los ciudadanos españoles", reivindica Fernando Mosteiro, responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) quien avanza que el gran reto actual en el área de trasplantes es “normalizar la actividad” tras dos años muy convulsos, algo que, insiste “parece que se está consiguiendo”.

Una vez recuperado el ritmo, la principal meta es consolidar la donación cardíaca en asistolia controlada. El enorme auge de esta modalidad de donación ha permitido incrementar considerablemente la actividad trasplantadora en España en los últimos tiempos, pero hasta hace un año y medio no se valoraba para trasplantes de corazón. Hoy se han realizado ya 21 cirugías de ese tipo, dos de ellas en el Chuac y con muy buenos resultados, de ahí que uno de los grandes retos sea estabilizar esta vía, para lograr el máximo aprovechamiento de los órganos. El siguiente, será plantear la donación a las personas que soliciten la eutanasia, si es que así lo desean”, señala el doctor Mosteiro.

Suscríbete para seguir leyendo