Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Gobierno aprueba un programa de 3.000 millones para evitar la fuga de cerebros

El Ejecutivo impulsa un plan, que incluye 30 medidas que se ejecutarán en año y medio, para atraer de regreso a España a los científicos en el extranjero y evitar más salidas

Investigadoras en la Universidade da Coruña. | // L.O.

Una de las grandes deudas pendientes del sistema científico español es con los investigadores que, tras una década de recortes, tuvieron que emigrar al extranjero en busca de oportunidades y que ahora no consiguen volver a trabajar en España por la falta de oportunidades, las trabas burocráticas y las enormes desigualdades laborales enquistadas en los laboratorios. Para intentar frenar (y revertir) esta fuga de cerebros, el Consejo de Ministros aprobado ayer un plan específico para “atraer y retener” talento científico en España. La estrategia prevé una inversión de 3.000 millones de euros y el despliegue de 30 medidas que se ejecutarán en los próximos 18 meses.

El plan, impulsado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, incluye desde reformas regulatorias hasta nuevas convocatorias y herramientas de información y asesoramiento. “Necesitamos que vuelvan los científicos que se fueron, que no se vayan los que están y atraer a los mejores. La calidad de la ciencia española depende de nuestra capacidad de esto”, explicó la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Según lo anunciado ayer, la estrategia para recuperar el talento fugado se dividirá en tres líneas estratégicas. La primera estará enfocada a “crear más oportunidades y mejores condiciones para el desarrollo de la carrera científica en universidades y organismos públicos de investigación”. La segunda pretende “eliminar barreras y crear nuevos incentivos para la atracción del calentó científico internacional” al sector público español. Y la tercera intentará impulsar la incorporación de científicos emigrados al sector privado.

Trazar un plan específico para intentar revertir la fuga de cerebros era, hasta ahora, la gran tarea pendiente que dejaba la ley de la ciencia en España y la promesa que Morant hizo a una comunidad científica española víctima de la crisis económica.

Entre otras medidas, el plan crea una convocatoria de “consolidación investigadora” en la Agencia Estatal de Investigación (AEI) para científicos nacionales y extranjeros que quieran desarrollar su carrera en universidades y centros de investigación españoles.

Además, eleva al 120% la tasa de reposición para el personal científico y técnico en los centros de investigación públicos españoles. Esta medida, ya recogida en los presupuestos del año 2022, implica que “por cada 10 científicos que se jubilen se contratarán 12”.

Compartir el artículo

stats