Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Sergas gratificará el “esfuerzo” de los médicos ante un verano “complejo”

Sanidade les aplicará mejoras salariales y avisa que faltan facultativos para aliviar la carga de trabajo | Incentivará las prolongaciones de jornada con hasta 10.000 euros al año

El conselleiro de Sanidade, ayer, en el Parlamento. | // XOÁN ÁLVAREZ

Se avecina un verano “muy complejo” para los centros de salud, aunque la Xunta intentará compensarle el “esfuerzo” a los sanitarios, particularmente a los médicos de familia, con mejoras retributivas, porque no hay posibilidad de reemplazo y al Sergas le queda tirar de los profesionales que ya tiene. Así lo anunció ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en una comparecencia en el Parlamento. Mientras, de forma paralela, sindicatos y Sanidade se sentaban en una mesa sectorial donde se traducían ya esos incentivos, que llegan con ánimo de consolidarse, a cantidades: el Ejecutivo gallego plantea hasta 10.000 euros más al año para las prolongaciones de jornada de cuatro horas y media a la semana en centros con alguna vacante sin cubrir o aumentos de un 40% en complementos con los que compensa la dedicación a quienes trabajen en ambulatorios aislados, entre otros incentivos.

Solo en los primeros cuatro meses de este año, los centros de salud atendieron más de diez millones de consultas, como si cada gallego hubiera acudido a su ambulatorio casi cuatro veces, una actividad que el conselleiro de Sanidade calificó de “increíble”. Pero la Xunta se preocupa ya de lo que vendrá y su previsión es que la sanidad afrontará un período estival “muy complejo” por el contexto global de déficit de profesionales. Los médicos se irán de vacaciones o permiso o enfermarán y no hay personal para sustituirlos más que sus compañeros. “Estamos dispuestos a contratar a todo aquel que esté disponible, pero la realidad es la que es” y en las listas, señala, hay cero candidatos.

La Xunta admite que la “carga de trabajo de los profesionales no mejorará mientras” no se inserten más recursos humanos, no obstante, insiste en que la “llave” de esa situación la tiene el Ministerio de Sanidad con la formación de especialistas. En Galicia, añadió García Comesaña, “toca seguir actuando donde podemos y, como no podemos ofrecerles más personal, haremos lo que sí está en nuestra mano, que es retribuir mejor su esfuerzo, ese esfuerzo que tenemos que pedirles porque no tenemos más profesionales para cubrir horario y que notarán especialmente en los meses de verano hay que compensarlo”. “Por eso hemos preparado un paquete de medidas con incentivos para profesionales que tienen que hacer jornadas complementarias, atender a pacientes de un compañero ausente o dar servicio a centros solitarios en el rural que necesiten atención de proximidad”.

¿Cómo se traducirán esas “mejores condiciones? Lo puesto sobre la mesa por el Sergas, enunciado por García Comesaña a grandes rasgos en la Cámara, supondrá más ingresos para facultativos (y otro personal en alguno de los supuestos) en cuatro frentes: intersustituciones, acumulación de cupos en plazas vacantes, prolongaciones de jornada y puestos de difícil cobertura.

Por un lado, el Sergas oferta un incremento del precio de la intersustitución que se abona a médicos de familia, pediatras de atención primaria, odontólogos, fisioterapeutas y enfermería. “No solo vamos a ampliar la cuantía que se paga por cubrir el hueco de un compañero, sino que añadiremos al sistema alguna categoría que no lo tenía, como las matronas”, indicó el conselleiro. Desde los sindicatos detallaron que se ofrece subir del 70% del salario repartido entre los profesionales que contribuyen a sustituir al ausente al 90%, aunque reclaman llegar al 100%.

Respecto a la prolongación de jornada, la propuesta de la Administración gallega (que abre alegaciones y que, posiblemente, en la próxima mesa sectorial cierre ya un plan de cara a afrontar el verano; al parecer, hay “urgencia”, según los sindicatos) es subir desde 187 euros a los 200 euros la hora de los facultativos.

Otra medida es la acumulación de cupo en plaza vacante, es decir, cuando por indisponibilidad del personal no sea posible cubrir una plaza vacante con un nombramiento de interino se podrán distribuir las tarjetas sanitarias asignadas a esa plaza entre el personal que “voluntariamente” acepte que le suban la cuota, con una retribución que “lo compense”, indicó García Comesaña. En concreto, los sindicatos cifran en hasta 10.000 euros brutos al año ese aumento de 300 tarjetas por profesional, que conllevaría asimismo prolongar la jornada cuatro horas y media (una tarde) por semana y comprometer la atención hasta contar con personal. Se trata de un nuevo procedimiento de prolongación de jornada no recogido en Galicia y que tendría para el paciente la ventaja de tener un médico “de referencia”.

Finalmente, se plantea subir la retribución de los puestos de difícil cobertura. “Vamos a aumentar las cuantías que se aplican a factores que retribuyen la prestación de servicios en lugares aislados y la soledad del profesional”, avanzó el conselleiro. Entre los médicos, supondría pasar de 163 euros al mes en uno de los complementos a 229 y otro, de 245 a 346, un 40% más.

Los sindicatos defienden un incremento en todas las retribuciones y son optimistas respecto a que el Sergas acepte algunas de sus reclamaciones, dado que el propio conselleiro indicó que no se trata de un problema de presupuesto. No obstante, como indica Manuel González, de CIG-Saúde, estas medidas, si bien son “justas” para los profesionales que hacen un “sobreesfuerzo, son “parches” ya que no suponen “más profesionales”. A su juicio, hay que captar profesionales para atención primaria y para ello tiene que resultar atractiva, de ahí que defiendan cambiar el modelo de retribución.

A la oposición tampoco la convenció el conselleiro de Sanidade. Desde el PSOE, Julio Torrado censuró que se culpe al Gobierno central “de todo lo malo” cuando el problema real son los “recortes” y las “condiciones” y la solución es “invertir”. En la misma línea se pronunció desde el BNG Montse Prado, quien contrapuso a Galicia el ejemplo de Francia y cómo capta profesionales por su oferta económica y laboral. “El responsable de hacer que la oferta de Atención Primaria sea atractiva es usted”, le indicó a García Comesaña.

Internistas

Por otro lado, en la mesa sectorial celebrada este martes y con respecto a la situación de los contratos para cubrir plazas de Medicina Interna y de Traumatología en hospitales comarcales, el Sergas trasladó a los sindicatos que en la primera especialidad se han cubierto 6 de 8 ofertados y quedan dos vacantes en Ourense y Santiago, que implicaban un mes obligatorio de cobertura en O Barco o Verín.

Los sindicatos piden un grupo de trabajo, explicó Manuel González de CIG-Saúde, para “evaluar la carga en Medicina Interna” por la “sobrecarga” con el objetivo de “ver medidas estructurales”.

Al no haber aceptado este contrato por parte de los sindicatos en mesa sectorial, el Sergas informó de que se aprobó vía Consello de la Xunta para contar con profesionales en plazas de difícil cobertura.

Más funciones para los farmacéuticos

La Xunta mira hacia el colectivo de farmacéuticos de Primaria —en la actualidad, un centenar—porque pueden ser “la clave” a la hora de trabajar en el tratamiento farmacológico y el seguimiento de tratamientos crónicos. “Creemos que este personal no solo va a mejorar la calidad de la atención sanitaria a los pacientes polimedicados, sino que también puede contribuir a aliviar la agenda de los médicos de familia”, sostiene García Comesaña, para quien pueden facilitar el acceso a recetas en quienes tienen problemas crónicos o no precisan una renovación de su tratamiento. “La Xunta va a apoyar esta medida, defender la legalidad de la misma y, por si existiera alguna duda, va a reclamar además al Gobierno de España que impulse expresamente la posibilidad de habilitación y permita la asunción de estas funciones por parte del personal farmacéutico de Primaria”, explicó el conselleiro, quien dedicó parte de su intervención a enumerar las iniciativas para conseguir personal en Galicia, como los 106 contratos destinados a MIR que pueden optar a una plaza en propiedad solo con méritos. A la Xunta no le importaría llegar a los 250, indicó, pero para ello precisa que el Gobierno asuma varias peticiones que Galicia trasladará hoy en el Consejo Interterritorial: garantizar que el sistema de elección de plazas MIR no deje vacantes desiertas; reconocer la especialidad de urgencias para liberar plazas en medicina familiar; revisar los requisitos de acreditación de las unidades docentes; una convocatoria de MIR extraordinaria en la especialidad e instrumentos de planificación con rigor de la oferta formativa en el futuro.

Compartir el artículo

stats