Kiosco

La Opinión de A Coruña

Expertos alertan de la falta de control en clínicas de estética

El de Silvia Idalia Serrano, la joven fallecida el pasado sábado tras permanecer durante meses en coma inducido en la del madrileño Hospital La Paz de Madrid después de someterse a varias intervenciones de estética, no es, por desgracia, un caso aislado. De hecho, el Ministerio de Sanidad, junto a los colegios de médicos y las comunidades autónomas, prepara un registro de profesionales, de carácter público para evitar el intrusismo y la mala praxis. “Es un caso terrible”, asevera a El Periódico de España, del mismo grupo editorial que LA OPINIÓN, Carmen Flores, presidenta de la Asociación el Defensor del Paciente quien, más allá de los registros profesionales, pide más inspecciones en las propias clínicas.

El Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid investigará como homicidio por imprudencia el caso de Silvia Idalia Serrano, una joven de 34 años. La defensa de la chica explicó que, tras su muerte, se solicitará que un médico forense del juzgado que investiga los hechos intervenga en la autopsia para determinar “si la causa directa de la muerte está relacionada con el estado” que le llevó a ingresar en La Paz, según explicó el abogado Francesc Jufresa a Europa Press.

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) calcula que, de cada 10 procedimientos estéticos, ocho no son realizados por especialistas. Esta falta de control puede derivar en complicaciones durante las intervenciones, llegando incluso a producir la muerte de los pacientes como ha ocurrido en el que sólo es uno de los últimos casos conocidos, el de Silvia Idalia. En España, sólo existe la especialidad de cirugía plástica, estética y reparadora y un título para obtenerla. Tener un máster en cirugía estética o cirugía cosmética, recuerda la Secpre, no presupone tener el título oficial.

Compartir el artículo

stats