Kiosco

La Opinión de A Coruña

La temporada de eclipses del siglo... que pasará por A Coruña

Tras más de cien años sin presenciar un fenómeno de este tipo, España se prepara para arrancar una espectacular temporada de eclipses solares. El más notable será uno total el 12 de agosto de 2026 y A Coruña será una de las ciudades españolas donde se verá

Un eclipse parcial de sol sobre el ‘skyline’ de Toronto (Canadá) el año pasado. // Europa Press

Apunten estas fechas porque, les aseguro, cuando llegue la hora van a querer estar en el momento y lugar adecuados para presenciar el espectáculo. Tras más de cien años sin presenciar un evento de este tipo, España se adentra en una temporada de eclipses solares. Habrá cinco en los próximos seis años: dos totales, dos parciales y uno anular. El más espectacular se verá el 12 de agosto de 2026. Será el primer eclipse total que se dejará ver por estas latitudes del globo en más de cien años.

Este espectacular evento astronómico, en el que el astro rey desaparecerá tras la silueta de la Luna durante unos minutos, llegará con trampa. Solo se podrá presenciar en todo su esplendor desde algunos puntos la Península. Lo verá A Coruña, pero no Vigo. Llegará a Zaragoza, Valencia, Valladolid, Oviedo y Palma pero no a Madrid, Sevilla o Tenerife. De ahí que, si quieren ser precavidos, más vale ir organizando su agenda con tiempo para la temporada de eclipses.

Llegado el día, el Sol seguirá el siguiente recorrido. De hecho, para irse preparando, lo mejor será que busquen un mirador que apunten al noroeste. A las 19.35 horas, según podrán ver los terrícolas, la Luna tocará el borde del Sol. Ahí empezará la primera fase del eclipse. A las 20.29, el satélite terrestre tapará completamente la luz del Sol y durante unos minutos se hará de noche. A continuación, la silueta lunar se irá desplazando hacia el otro lado. Desde España, el espectáculo se verá hasta las 20.54. A partir de esta hora, la puesta de Sol por estas latitudes del planeta ocultará el eclipse para los españoles. En otros puntos del globo, el eclipse continuará hasta las 21.20. A esa hora, ya oficialmente, el camino de la Luna y el Sol se separará definitivamente.

La última vez que España presenció algo así fue en el año 1905. Para observar el eclipse en todo su esplendor habrá que desplazarse hacia la franja afortunada desde donde se verá cómo la Luna consigue tapar completamente el Sol. Desde ahí sí que se vivirá un eclipse total (como diría Bonnie Tyler). En ciudades como Barcelona, Madrid, Córdoba, Sevilla, Pontevedra o Salamanca, que quedan excluidas de la zona privilegiada, el evento astronómico del 12 de agosto de 2026 se vivirá como un eclipse parcial. En el punto álgido del eclipse no se hará de noche, sino que se verá cómo la Luna muerde un trozo de Sol.

Calentando motores

El eclipse total del 12 de agosto del 2026 será el primero de este tipo en más de cien años. Pero para no llegar al evento desentrenados, en los años previos habrá otros eclipses para ir calentando motores. El 25 de octubre de 2022 y el 29 de marzo de 2025 Europa vivirá dos eclipses solares parciales. El primero (que llegará a su apogeo sobre las 13.00 horas) solo será visible desde el noreste peninsular. Desde Barcelona, por ejemplo, solo se verá cómo la Luna oculta una pequeña porción del Sol. Será llamativo, pero no tan espectacular. El segundo (que dejará su imagen más icónica hacia las 11.47) se dejará ver desde todo el país. En este caso, igual que en el de 2022, desde España también se espera que en el momento álgido del evento solo se vea una mordida del Sol.

El espectáculo solar irá a más en los años siguientes. El 12 de agosto de 2026 tendremos, como ya hemos dicho al principio de esta crónica, el primer eclipse total del último siglo y un año más tarde, el 2 de agosto de 2027, el evento se volverá a repetir. El de 2027 dejará la foto del día a las 12.06 horas.

El 26 de enero de 2028, finalmente, España también podrá ver un eclipse solar anular en el que, en el momento álgido, la Luna tapará el Sol dejando a su alrededor un anillo de luz. Apúntense esta fecha porque las fotografías que dejan los eclipses anulares siempre son las más espectaculares. En este caso, además, el fenómeno empezará sobre las 16.40 y acabará tras el atardecer, hacia las 17.55 horas. La estampa, pues, puede ser espectacular. La última vez que España presenció algo así fue el 17 de abril de 1912. Aunque, eso sí, según recogen las crónicas del momento, el apogeo apenas duró un segundo y “pasó con más pena que gloria”.

En vísperas del arranque de la temporada de eclipses, ahí va una última curiosidad digna de mención. Los eclipses solares nunca vienen solos. Dos semanas antes o dos semanas después de los espectáculos solares también se pueden observar eclipses lunares. En España se podrán disfrutar estos últimos en noviembre de 2022, mayo y octubre de 2023, marzo y septiembre de 2024, marzo y septiembre de 2025, agosto de 2026, febrero de 2027, y enero, julio y diciembre de 2028. El calendario es intenso, sí, pero tranquilos que en estas páginas les iremos avisando cuando se acerquen las fechas estelares.

Viaje por el Sol

La temporada de eclipses será la oportunidad más clara que tendremos los terrícolas para viajar al Sol. Aunque solo sea por las vistas. Pero dado que estamos en época de vacaciones, ¿imaginan poder viajar realmente al Sol? Para que se hagan una idea de la magnitud de la odisea, ahí va un dato. La luz que emite el Sol tarda poco más de ocho minutos en recorrer los 150 millones de kilómetros que separan la estrella de nuestro planeta. Si está leyendo estas líneas de día, y tiene la suerte de estar en un sitio con iluminación natural, piense que la luz que está viendo ha viajado por el espacio a 300.000 kilómetros por hora para llegar hasta usted.

Viajar al Sol es, técnicamente, imposible para los terrícolas. Y no solo por la inversión de tiempo que haría falta para llegar hasta el astro rey. También hay inconvenientes como, por ejemplo, la enorme cantidad de radiación a la que quedaría expuesto un posible viajero espacial. Y cómo no, las elevadas temperaturas que tendría que soportar. Lo más cerca que ha estado nuestra especie de tocar la estrella fue el 15 de diciembre de 2021, cuando la misión espacial Solar Parker consiguió entrar en la atmósfera del Sol. Aun así, la sonda solo permaneció en el perímetro solar un puñado de horas. Después, se volvió a alejar a una distancia prudencial para seguir con su calendario de observaciones espaciales.

Acercarse a una bola de hidrógeno y helio de más de 4.500 millones de años no es fácil. Aunque, todo sea dicho, la realidad es que nada podría vivir en el Sol y, a su vez, sin la luz que irradia esta estrella la mayoría de la vida en la Tierra no existiría. Llegado el caso, también sabemos que la furia del Sol (a través de tormentas solares) puede conducir a eventos catastróficos en la canica azul (pero eso, por ahora, es algo que solo se plantea como una posibilidad remota y lejana). Así que, de momento, lo mejor será observar los vaivenes celestes de nuestro astro rey desde la distancia. Viajar al Sol a través de la temporada de eclipses, que no es poca cosa.

Compartir el artículo

stats