Kiosco

La Opinión de A Coruña

La brecha de género persiste en las actividades extraescolares

Una investigación alerta de las diferencias significativas en las opciones: ellas, danza, ballet o flamenco; ellos, deportes

Un grupo de niñas durante una clase de ballet. | // PIXABAY

Los roles de género se integran desde edades tempranas y se dejan sentir en múltiples facetas de la vida de niños y niñas, incluida la educativa: bien entrado el siglo XXI, la elección de actividades extraescolares continúa mostrando una fuerte diferenciación de género, ellas son abrumadora mayoría en danza, ballet o flamenco y ellos casi las duplican en deportes como el fútbol, el tenis o el baloncesto.

Una investigación de la Universidad Complutense de Madrid sobre actividades extraescolares en España alerta de claras diferencias de género en las opciones que se eligen. La participación de los niños de Primaria en extraescolares deportivas supera al de las niñas en 1,8 veces y la diferencia es mucho mayor en lo relativo a actividades de baile y danza: ellas son 7,6 veces más que ellos. Los investigadores también han registrado que los chicos acuden más a actividades de robótica y programación (el doble) y científicas (2,75 veces más), lo que “puede agravar la baja presencia de mujeres en carreras tecnológicas”, mientras que las niñas son más en las extraescolares culturales como pintura, teatro y música (unas 1,2 veces más).

“Aún hay una barrera muy grande, una diferencia estadística significativa y se perpetúa el estereotipo de ‘ellas a bailar, ellos a hacer deporte’ planteado por Núria Codina”, explica uno de los investigadores del estudio hecho público esta semana por la Complutense, Juan Pedro Franco.

Análisis de publicaciones

Como desde 2007 España no realiza encuestas estatales sobre qué hace el alumnado español fuera del horario lectivo obligatorio, el equipo investigador ha procedido a analizar las publicaciones específicas sobre la materia elaboradas entre 2000 y 2020 y puso en marcha una encuesta para padres de menores que cursaran Educación Primaria para proceder a elaborar una radiografía de las actividades extraescolares en este país.

Alrededor del 62% del alumnado participa en estas actividades, principalmente de carácter recreativo. Los que van a extraescolares suelen hacerlo entre dos y cuatro días a la semana y un 27% de ellas tienen lugar en el propio colegio. Cuatro de cada diez familias gastan más de 70 euros mensuales en estas actividades.

El impacto de la variable del género ha sido uno de los resultados más destacados de la investigación: en las últimas décadas se ha ido reduciendo la brecha de la participación (que está actualmente en los cuatro puntos) y ya disfrutan de estas actividades casi tantas niñas como niños.

Sin embargo, no ha sucedido lo mismo en las opciones elegidas por unas y otros. Tan solo los idiomas reciben una afluencia similar de chicas y chicos. Franco incide en que estos hallazgos ameritan estudios futuros sobre las causas de estas diferencias de género: “Hay que investigar si a nivel sociedad seguimos influyendo a niños y niñas para que hagan actividades distintas. Una de las cosas que proponemos en el estudio es profundizar en qué está pasando, por qué existe este sesgo y cómo podemos intentar solventarlo”.

La elección también influye en el futuro laboral

Los datos del Ministerio de Educación afirman que el 90% del alumnado español de 6 a 16 años realizan alguna actividad extraescolar. La Universidad Abierta de Cataluña (UOC) acaba de publicar un estudio que afirma que, siempre que cumplan determinados requisitos, las extraescolares influirán en el futuro laboral de hijos e hijas. No solo por el beneficio académico que comporta ampliar conocimientos y competencias, fomentar intereses o subsanar carencias sino por el buen desarrollo socioafectivo de niños y niñas. “Todo aquello que se trabaja en edades tempranas contribuye a la construcción de la personalidad y el perfil académico, social y profesional”, explica la psicopedagoga Sylvie Pérez. Aunque algunas extraescolares están subvencionadas por las asociaciones de padres y madres, no dejan de ser prohibitivas para muchas familias, especialmente las más vulnerables. Para evitar el riesgo de elitismo y segregración, la profesora de la UOC pide a los ayuntamientos que sean conscientes del valor que tienen para ampliar la oferta de plazas públicas, gratuitas para el alumnado.

Compartir el artículo

stats