Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Los obispos atacan la ‘ley trans’ y señalan: “Los jóvenes necesitan valores estables”

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan José Omella, inauguró ayer la asamblea plenaria de los obispos con un duro ataque a la conocida como ley trans. Sobre todo, por el impacto que a su juicio tendrá en los adolescentes la norma, que permite a los menores cambiar de sexo en el Registro Civil y el DNI con su mera voluntad, aunque quienes tengan entre 14 y 16 años deben estar asistidos por sus progenitores. “Los jóvenes muestran síntomas de sufrimiento. Hay causas reconocibles: la inestabilidad familiar y la crisis de identidad provocada por las ideologías de género. Frágiles y vulnerables, necesitan seguridad y unos valores estables”, señaló el también arzobispo de Barcelona.

“En este difícil contexto, en medio de la crisis económica y social que estamos viviendo, se intentan sacar adelante por la vía rápida una serie de leyes de profundo calado ideológico, sin ser debatidas con sosiego, sin escuchar el parecer de las diferentes instancias científicas y éticas de nuestra sociedad —continuó Omella—. Tanto la nueva ley del aborto como la denominada ley trans inciden y afectan a los niños, adolescentes y jóvenes, que están en un proceso vital de madurez. La llamada autodeterminación de género, auténtica piedra angular de esta norma, no tiene fundamento médico ni científico, y supone transformar en ley el mero deseo de personas, en muchos casos jóvenes en proceso de madurez, que pueden ver comprometido seriamente su futuro con actuaciones para las que ya no existe vuelta atrás”.

Las palabras del presidente de los obispos siguieron la estela de una nota de la CEE, que a finales del mes pasado calificó la controvertida norma de “perversión”, acusando a sus promotores, Unidas Podemos y el PSOE, de buscar la “colonización ideológica”.

La Asamblea Plenaria, órgano que reúne a todos los obispos de España, se celebrará en Madrid hasta el viernes y servirá para elegir al nuevo secretario general de la CEE, el puesto que coordina todos los trabajos del organismo, ejerciendo también de portavoz. El actual representante del cargo, Luis Argüello, anunció su renuncia al cargo tras ser nombrado arzobispo de Valladolid. Salvo sorpresa, su sustituto, cuya votación tendrá lugar el miércoles, será el obispo auxiliar de Toledo, César García Magán.

Compartir el artículo

stats