Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Tres caprichos de dioses en el norte gallego

Villa de Oro, en Camariñas; Pementa Rosa, en Carballo; y Frank, en Ferrol; reconocidos como Bib Gourmand por la Guía Michelin

Blanca Tello y Gonzalo Pérez del Frank, en Ferrol Patricia Hermida

Por la ronda de los siete pecados capitales, la gula hace paradas especiales en los siguientes restaurantes: Villa de Oro en Camariñas, Pementa Rosa en Carballo y Frank en Ferrol. Semejante trío ha logrado el reconocimiento de los Bib Gourmand, la distinción de la Guía Michelin a los establecimientos con “excelente relación calidad-precio”. Y entre las 31 últimas incorporaciones a esos Bib anunciadas en la noche del martes, hay tres gallegas (todas ellas de la provincia de A Coruña). Ahora forman parte de una lista ya consolidada de 243 locales. Auténticos caprichos de dioses a nuestro alcance para una escapada de fin de semana.

Rocío Martínez de Pementa Rosa, en Carballo Pementa Rosa

Si empezamos por el sur de la provincia de A Coruña, el Villa de Oro nos recibe con Mauro Aufiero al frente en Camariñas. “Para nosotros es un orgullo tras tantos años de trabajo, mi madre María Dolores Vigo siempre ha estado en la cocina y ahí sigue a sus 73 años... en el equipo también nos acompaña mi mujer Helena Pérez”, indica. “Mis abuelos montaron el Villa de Oro a mediados del siglo pasado (sobre los 50, los 60) como ultramarinos y bar, mi madre lo retomó como restaurante en 1995 y ahora continuamos el estilo de comida casera”.

Mauro Aufiero, María Dolores Vigo y Helena Pérez en el Villa de Oro, de Camariñas. | // VILLA DE ORO

Cuando Mauro Aufiero finalizó la carrera de Relaciones Laborales, su madre se operó de la rodilla y le pidió ayuda para llevar el negocio. Como plato ideal en su carta para este fin de semana recomienda “el más conocido: rape con almejas, fideos y gambas; parecido a la fideuá y muy famoso en Camariñas”. Los Bib Gourmand elogian a “este restaurante de tercera generación especializado en pescados y mariscos”.

Ya en Carballo, la chef Rocío Martínez lleva las riendas del Pementa Rosa. “Estamos aínda nunha nube, esperabamos algo pero non un Bib Gourmand! A nivel profesional é unha tolemia, sabemos que non é un recoñecemento a toda unha carreira pero si que nos trae felicidade tras case nove anos co restaurante”.

La carta de esta Pementa Rosa se basa en una cocina “creativa con produtos das lonxas como a de Malpica e de feiras como a de Carballo”, con un giro a las recetas tradicionales.

Rocío Martínez se apasionó con la cocina cuando empezó a trabajar hace 15 años en otro clásico contemporáneo de Carballo como La Estancia: “Abrín os ollos!”. Ahora al frente de Pementa Rosa, se especializa en arroces aunque cambia la carta todos los meses en función de lo que ofrezca el mercado. “O outro día Dani trouxo catro quilos de cantarelas (setas) do monte e fixemos un prato con elas, na peixería dígolle a María que envíe o que queira desde robalizas a salmonetes”. Los Bib Gourmand alaban “su atenta organización familiar que gana adeptos a diario, con defensa de A Costa da Morte como punto gastronómico de referencia”.

Por último, a pie de astilleros bulle la casa Frank en pleno corazón de Ferrol Vello. Al frente se encuentran desde hace una década Blanca Tello y Gonzalo Pérez, que inciden en que “recibimos los Bib como un reconocimiento al trabajo diario, pero lo más importante es que la gente se vaya contenta y tengamos reservas todos los días”. Hablan del “esfuerzo de los últimos dos años tras la pandemia, muy duros y sacrificados”. Anteriormente, llevaron El Carbonada en A Coruña (zona de Riazor). Y ahora comandan “una cocina muy sabrosa, con un gran cocinero como Gonzalo”.

Al visitante le recomiendan en el Frank “cualquier cosa porque todo lo hacemos nosotros y no hay nada que compremos ya elaborado, todo muy rico y con mucho cariño”. Pero ante la insistencia de escoger un plato, hablan de “las patatas bravas, el tartar de atún, los tacos mexicanos, el codillo, nosotros ya somos de buen diente”.

Los Bib Gourmand destacaron al Frank como un “simpático restaurante con una amable pareja que apuesta por una cocina actual pensada para compartir, con toques de autor... que toma la privilegiada despensa gallega como punto de partida para hablarnos de otras culturas y sabores (México, Italia, Asia)”.

Compartir el artículo

stats