Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Envían muestras a Toxicología por el fallecimiento de dos mayores en Ourense

El hombre apareció tirado en el suelo de la cocina de su casa de Sarreaus, mientras que su mujer estaba tendida en el baño, encerrada por dentro

La casa del matrimonio fallecido seguía precintada ayer. | // F. CASANOVA

Tex

Habían pasado al menos dos días desde que los vecinos no tenían noticias de un matrimonio de mayores con domicilio en Pazos, en el municipio ourensano de Sarreaus. Cuando los servicios de emergencia llegaron a su casa el pasado jueves —la Guardia Civil recibió una llamada de alerta a las 12 de la mañana del día 24 de noviembre—, vieron ya desde el exterior, a través de una puerta acristalada, que el varón se encontraba tirado en el suelo, en una cocina de la casa.

Cuando los efectivos accedieron, el hombre estaba consciente y todavía era capaz de hablar. Por su parte, la mujer, que seguía viva pero ya no podía comunicarse, estaba encerrada por dentro en el baño. Los dos, de 81 años él y 77 ella, fueron trasladados en una ambulancia al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), donde fallecieron un día después, con pocas horas de diferencia: él en las últimas horas del viernes y ella en las primeras del sábado. El domingo, los dos mayores fueron enterrados en el cementerio de la parroquia de Codosedo, en Sarreaus.

La Guardia Civil no halló marcas de violencia, ni signos de intoxicación por gas, ni indicios de que se hubiera cometido un robo. La casa se encontraba en mal estado y, según el alcalde, Gumersindo Lamas, la pareja, que conservaba sus capacidades mentales, no estaba interesada en recibir ayuda de los servicios municipales, un extremo que confirma la Guardia Civil. “Se les ofreció varias veces, pero no querían”, manifiesta el regidor.

Se descarta, en principio, una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, según fuentes de la Guardia Civil. Algún vecino indicó que en ocasiones comían setas recogidas en el monte, pero este extremo tampoco se ha manifestado en el estudio post mortem. Las analíticas complementarias a la autopsia judicial, practicada por el forense en el CHUO este pasado fin de semana, son clave para resolver la incógnita, por ahora sin despejar, sobre qué sucedió para que los dos miembros de la pareja fallecieran con escasas horas de diferencia. Las muestras obtenidas en la autopsia son remitidas al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, con sede en Madrid, el organismo de referencia para el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga).

Compartir el artículo

stats