Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Día mundial de la discapacidad en A Coruña: Unidos, fuertes y capaces

Un centenar de entidades gallegas se unen “bajo el mismo paraguas” para exigir la “inclusión real” de las personas con discapacidad: “Somos diversos, pero no invisibles”

20

Participantes en el acto central del Día mundial de las personas con discapacidad levantan sus paraguas, ayer, en la explanada del paseo de O Parrote. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

El coruñés David Soto González tiene 34 años y es usuario de la Asociación pro personas con discapacidad intelectual de Galicia (Aspronaga), en cuyo Centro Laboral Lamastelle desempeña labores de operario, elaborando “archivadores, libretas...”. Cuenta que está “contento”, que le gusta su trabajo y, aunque vive con su madre, en el futuro, si se viese “más seguro”, le gustaría tener la posibilidad de independizarse. A la pregunta de si comparte su vida con una pareja, responde un tímido “no”, pero si apareciese alguien más adelante, quiere poder iniciar una relación sentimental, “como hace todo el mundo”. “Ser más autónomo”, con apoyos, “en el uso del dinero” y “que no le engañen”, son otras de las reivindicaciones que expone, aprovechando la conmemoración, ayer, del Día mundial de las personas con discapacidad, y que hace extensivas a todo ese colectivo.

La alcaldesa, Inés Rey, con participantes en el acto central del Día mundial de las personas con discapacidad levantan sus paraguas, ayer, en la explanada del paseo de O Parrote. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

“Que nos digan las verdades y no nos oculten las cosas para tenernos en una especie de ‘burbuja’ con la excusa de ‘protegernos”, resalta David, contrariado también con el hecho de que algunas personas se dirijan a él con una actitud y un tono que para nada se corresponden con su edad, infantilizándolo. “Tengo la sensación de que, a veces, me hablan como a un niño pequeño, y eso me fastidia bastante”, admite, con firmeza.

Participantes en el acto central del Día mundial de las personas con discapacidad levantan sus paraguas, ayer, en la explanada del paseo de O Parrote. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

Teniendo las ideas tan claras, y exponiéndolas con tanta contundencia, no es de extrañar que, el año pasado, David fuese el representante de Aspronaga en el acto central del Día mundial de las personas con discapacidad organizado en A Coruña por la iniciativa Baixo o mesmo paraugas, integrada por un centenar de entidades de la discapacidad de toda Galicia, más de una treintena de la ciudad coruñesa. En aquella ocasión, la conmemoración fue en formato reducido, debido a la situación sanitaria derivada de la pandemia de SARS-CoV-2. El joven leyó parte del manifiesto, y aunque ayer cedió ese papel a una compañera del centro Ricardo Baró, se mostró encantado de volver a participar en una cita marcada en rojo en el calendario de del movimiento asociativo. “Unidos hacemos más fuerza”, considera David, quien resalta la “importancia” de que administraciones y empresas “nos vean a todos juntos, reivindicando nuestros derechos, para que se den cuenta de que estamos vivos”.

Participantes en el acto central del Día mundial de las personas con discapacidad levantan sus paraguas, ayer, en la explanada del paseo de O Parrote. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

Tras dos años y medio largos de pandemia, había ganas de celebrar, y eso se notó ayer en la explanada de O Parrote, que a mediodía se convirtió en una fiesta de paraguas de colores, pese a lucir radiante el sol. “Somos personas con sentimientos, grandes habilidades y fortalezas, y tenemos deseos como el resto de personas de una sociedad de la que formamos parte. Somos diversos, pero no invisibles. Queremos participar de forma activa, dar nuestra opinión, aportar nuestro conocimiento, tener una vida independiente”. Con esta declaración de intenciones arranca el manifiesto elaborado por los usuarios del centenar de entidades gallegas integradas en Baixo o mesmo paraugas, leído en el paseo coruñés por cuatro de ellos, quienes alzaron su voz para exigir a las administraciones “una apuesta clara por incrementar la inversión en investigación y rehabilitación, así como las ayudas y apoyos a las personas con discapacidad”.

“Demandamos un sistema laboral que nos tenga presentes. Que se valore lo que podemos y sabemos hacer. Que existan programas de empleo donde todas las personas tengamos cabida, formación continua y adaptada en todas las etapas de la vida”, fueron otras de las reivindicaciones que resonaron en O Parrote, convertido en una fiesta en favor, también, de la “accesibilidad universal, tanto física como cognitiva, en todos los espacios, públicos y privados”. “Creemos que tiene que ser de obligado cumplimiento que las nuevas construcciones sean totalmente accesibles. Reclamamos una atención sanitaria competente, con salas y maquinaria adaptada para las personas con discapacidad. Y queremos que se dirijan a nosotros cuando nos hablan, no a nuestros acompañantes o familiares”, proclamaron los cuatro representantes del colectivo de la discapacidad que leyeron el manifiesto, entre el calor y los aplausos de los numerosísimos asistentes al encuentro.

La “mayoría más amplia”

La alcaldesa, Inés Rey, y la concejala de Benestar Social, Yoya Neira, arroparon al colectivo con su participación en el acto, presentado por Genma Pardo, en el que el gerente de Aspace Coruña, Ricardo Iglesias, como representante de las asociaciones firmantes del manifiesto, destacó la “ increíble fuerza del movimiento asociativo”. Y es que, en toda España, hay más de 4 millones de personas con discapacidad, y Galicia es la comunidad autónoma con mayor tasa por cada mil habitantes. “Somos la mayoría más amplia del mundo, y por eso sacamos nuestros paraguas de colores para dar visibilidad a lo que somos y a lo que queremos”, subrayó Iglesias, y reiteró: “Celebramos este día todos juntos, reclamando los derechos para las personas con discapacidad. Con toda la fuerza que tenemos, estamos aquí por ellos, para luchar y conseguir que disfruten de los mismo derechos que tenemos todos. Una sociedad que presuma de ser justa e inclusiva no puede dejar aparte a nadie porque todos sumamos”.

Inés Rey, por su parte, apuntó que aún queda “mucho por hacer” para evitar la discriminación y puso el foco en el entorno escolar. “Uno de cada cuatro estudiantes con discapacidad se sintió discriminado en su entorno escolar. Contra esa discriminación, muchas veces inconsciente, es contra lo que tenemos que luchar todos, cada día, fomentando la empatía individual y de toda la sociedad, sobre todo entre los más nuevos”, reivindicó la alcaldesa.

El acto finalizó con el alzamiento de los paraguas de colores, símbolo de este movimiento surgido en A Coruña hace siete años y que ya se ha extendido a buena parte del territorio gallego. El broche de oro, en forma de música, lo puso el grupo Píscore.

Igualdad de oportunidades

Margarita Garrido, gerente de la Fundación Adcor, otra de las entidades coruñesas impulsoras de Baixo o mesmo paraugas, explicó que el objetivo de la iniciativa es “unir fuerzas para visibilizar a las personas con discapacidad” y hacer sonar más alto sus reivindicaciones durante todo el año, pero especialmente cada 3 de diciembre, cuando se celebra su Día mundial.

“Con independencia del colectivo con discapacidad al que cada uno de nosotros atienda, todos tenemos las mismas problemáticas y necesidades”, recalcó Garrido, confiada en que “se continúe avanzando y todos los ciudadanos puedan seguir teniendo, cada día, “más igualdad, los mismos derechos e iguales oportunidades, con independencia de si tienen una discapacidad o no”. “Es muy importante que todos tengamos claro que somos personas con discapacidad en potencia, porque en cualquier momento podemos sufrir una enfermedad incapacitante, un accidente...”, destacó la gerente de Adcor.

En la misma línea se manifestó Gonzalo Parga, presidente de honor de la Asociación de Personas Sordas de A Coruña (Aspersor), entidad que participa también en Baixo o mesmo paraugas “desde el principio”. “Para Aspersor es muy importante estar en este acto en el Día mundial de las personas con discapacidad, mostrando nuestro apoyo no solo a las personas sordas, sino a cualquier otra persona que sufra también una discapacidad. En nuestro caso, la principal barrera que nos solemos encontrar es la comunicación, porque utilizamos la lengua de signos en nuestro día a día. Por tanto, nuestra reivindicación particular es eliminar las barreras comunicativas para poder estar en contacto con el resto de la sociedad, igual que una persona oyente. Hoy sumamos a las luchas de todos los demás, con la nuestra también”, subrayó Parga.

Integración e independencia

Aspersor es una de las entidades de la discapacidad más antiguas de Galicia (atesora más de medio siglo de historia), y la primera fundada en la comunidad gallega para dar apoyo y reivindicar los derechos de las personas sordas, recuerda su presidente de honor, quien reconoce que, a lo largo de las últimas décadas, “las cosas han mejorado mucho” para el colectivo de la discapacidad, aunque insiste en que “queda mucho camino por recorrer”. Coincide con él la gerente de Adcor, entidad que desarrolla su labor en A Coruña desde 1996. “Nuestra mayor reivindicación es que se permita a las personas con discapacidad ser y hacer. Que, independientemente de la discapacidad de cada una de ellas, todas son muy capaces, tienen derecho a opinar y a realizar una vida lo más integradora e independiente posible”, incide.

Compartir el artículo

stats