Cuando vas a una tienda física y tienes algún problema con una compra, sabes lo que tienes que hacer: hablar con el dependiente, poner una hoja de reclamaciones o devolver el producto. Pero, ¿y si la compra es online? Es importante que conozcas tus derechos como consumidor y sepas cómo actuar cuando surge algún contratiempo.

También te conviene minimizar riesgos y prevenir cualquier situación de vulnerabilidad legal en la que te puedas encontrar. Responde aquí unas sencillas preguntas y descubre cuál es tu nivel de riesgo legal.

¿Sabes cómo comprar en Internet de forma segura?

Antes de meter los datos personales en una web, debes estar seguro de estar haciéndolo en un sitio de confianza. En primer lugar, es importante verificar que cuenta con el certificado de seguridad SSL, es decir, que comienza con “https” y tiene el símbolo en verde, lo que indica que la información va cifrada.

También debes fijarte en el Aviso Legal y las Condiciones de Compra, justificando que cumplen con las normativas y exponen sus datos para que los consumidores pueden ejercer sus derechos de devolución o reclamación. Asimismo, es fundamental evitar cualquier enlace sospechoso para no ser víctimas de una estafa. ¿Quieren conocer algunos tips para poder evitarlo?

Las grandes empresas tienen políticas de devolución para que los clientes puedan probar sus productos y devolverlos si quieren. fizkes

En compañías grandes como Amazon, El Corte Inglés, Asos, Zalando o Inditex no existen riesgos a la hora de dar los datos personales, pero pueden darse otro tipo de problemas. Como consumidor es frustrante comprar un producto y que llegue defectuoso o no llegue. Por eso, es importante conocer al vendedor antes de realizar la compra y verificar que la dirección de envío es correcta. Eso puede evitar en un futuro más de un quebradero de cabeza.

Siempre que sea posible, se recomienda pagar con tarjeta de crédito ya que, si algo va mal, podrás presentar una reclamación en tu entidad bancaria y recuperar tu dinero si has sido objeto de un fraude o de una estafa.

Cómo hacer una reclamación si tu pedido no llega

En esta última semana, las compras online han aumentado considerablemente y las ofertas y descuentos son uno de los motivos por los que muchos han decidido comprar desde casa. Además, las grandes empresas ponen muchas facilidades en sus políticas de devolución para que los clientes puedan probar sus productos y, en el caso de que lo deseen, los devuelvan sin inconvenientes.

La gran mayoría de consumidores suelen hacer sus compras con tarjeta de crédito. khunkornStudio

En caso de que un pedido realizado no llegue, deberás ponerte en contacto con la empresa vendedora y presentar una reclamación. La mayoría tienen un proceso de tramitación de reclamaciones en el que, para empezar, tendrás que proporcionar información sobre tu pedido y explicar la situación.

Por normal general, las grandes compañías cuentan con recursos para dar servicio de atención al público y ofrecer una solución sin mayores problemas.

Consumidores protegidos por la ley también en Internet

Los consumidores están bastante protegidos cuando compran por Internet. La Ley de Consumidores y Usuarios, que también afecta a las compras online, tiene como objetivo proteger, promover y garantizar la efectividad y el libre ejercicio de los derechos de los consumidores, así como amparar el respeto a su dignidad y a sus intereses económicos.

Sin embargo, siempre es importante conocer tus derechos y saber qué hacer si algo va mal. Por ejemplo, todo consumidor tiene derecho a una garantía de tres años en todos los productos comprados en línea. Esto significa que, si un artículo está defectuoso, tendrá 14 días (el plazo computa desde la recepción del bien) para devolverlo o recibir un reemplazo, lo que se conoce como "derecho de desistimiento". Si los bienes están dañados o son defectuosos, también podrás solicitar una reparación o una sustitución.

¿A quién debemos acudir si la empresa no se hace responsable?

En caso de no recibir ayuda por parte de la empresa, puedes presentar una reclamación en la Oficina de Atención al Consumidor de tu comunidad autónoma. Deberás reunir toda la documentación que tengas relacionada con la compra, incluyendo la correspondencia con la empresa, la confirmación del pedido y cualquier otra información relevante.

Para asegurar el éxito de la reclamación, quizás sea buena idea contar con el asesoramiento de un abogado que conozca la forma y los plazos según la ley. En muchas ocasiones las reclamaciones de consumo no llegan a buen puerto por no seguir los procedimientos adecuados.

En caso de no recibir ayuda por parte de la empresa, puedes presentar una reclamación en la Oficina de Atención al Consumidor de tu comunidad autónoma fizkes

Es cierto que, poniéndolo en manos de un abogado, las probabilidades de recuperar el dinero aumentan. Cuando una compañía recibe una reclamación de consumo firmado por un abogado, es consciente de que este agotará todas las vías para ganar el caso. También saben que, si la reclamación es a nombre de un particular, un porcentaje alto acaba desistiendo por los largos procesos administrativos.

¿Cómo descubrir tu riesgo legal?

Fácil, sencillo y rápido, en tan solo 3 minutos podrán descubrir cuál es su riesgo legal. ¿Cómo? Contestando a unas simples preguntas, con el Test de Riego Legal descubrirán la realidad de su situación y podrán prevenir cualquier situación de vulnerabilidad legal.