La activista Greta Thunberg no es conocida por su sentido del humor, sino por su concienzuda lucha contra la crisis climática y su cara de pocos amigos cuando sensibiliza a la sociedad y a los políticos. Sin embargo, el miércoles sorprendió en Twitter con un troleo al 'streamer' Andrew Tate de los que hacen época. Además, esa riña acabó con el exboxeador detenido en Rumania por presuntamente liderar una organización que explotaba sexualmente a mujeres. Todo por mofarse de la sueca en un vídeo mientras se comía una pizza de un establecimiento del país del este de Europa, lo que corroboró que se encontraba en suelo rumano, donde pesan sobre él las acusaciones de trata de personasviolación y pertinencia a un grupo delictivo organizado. Tras el arresto, la joven de 19 años ha finiquitado al duelo con otro tuit viral.

Todo comenzó cuando Tate se vanaglorió de tener 33 coches de lujo y mencionó a Thunberg, diciéndole que le enviaría una lista completa de sus respectivas emisiones de gases contaminantes. La activista prometió hace meses que moderaría su lenguaje tras ser sorprendida insultando y mostrándose con una actitud agresiva, pero el miércoles no pudo evitar sacar su temperamento ante la provocación del exparticipante de la edición británica de 'Gran Hermano'.

"Energía de pene pequeño"

Eso sí, le contestó con un tono jocoso: le pidió que le enviara los datos a una dirección de correo electrónico ficticia cuyo nombre era 'small dick energy' (energía de pene pequeño, en castellano), una forma común de referirse a las personas arrogantes o con un ego enorme en los países de habla inglesa. En su tuit, la joven también le dijo al 'streamer' que se comprara una vida.

La estocada final

La respuesta de Thunberg no hizo más que quemar todavía más la mecha corta del polémico personaje, que salta a los titulares cada dos por tres por proferir mensajes sexistas, machistas y contrarios a la comunidad LGBTQ. Fue entonces cuando publicó el vídeo donde criticaba a la activista mientras se comía una pizza en Rumanía, que condujo a su arresto.

Tras esos sucesos, la sueca no se ha quedado callada. Todo lo contrario, ha aprovechado para dar la estocada final a uno de los mayores troleos que se recuerdan en las redes sociales. "Esto es lo que pasa cuando no reciclas tus cajas de pizza", vacila en clara referencia al caso Tate.