La plaza del Auditorio de Tenerife se convirtió anoche en la particular Gran Manzana de Santa Cruz de Nueva York en la que transformó el director artístico del Carnaval 2023, Enrique Camacho, la gala inaugural de la nueva edición de las carnestolendas, que se celebran tan solo siete meses después de la convocatoria de junio.

Cincuenta minutos le bastaron a Camacho para resolver la inauguración del propio Carnaval más el sorteo de un total de treinta y seis aspirantes: quince adultas, trece infantiles y ocho mayores. La meteorología le dio una tregua a la organización y, a diferencia de lo que ocurrió con los dos ensayos generales, en esta oportunidad permitió que el Carnaval reinara con esplendor en Santa Cruz de Tenerife, casi como un brindis de lo que está por venir: desde el próximo jueves, de la mano de los concursos que se desarrollarán en el recinto ferial y, a partir del viernes 17 de febrero, con la Cabalgata anunciadora y los ocho días de actos y bailes en la calle.

Fue una gala inaugural a la americana, que combinó la sencillez con la espectacularidad del entorno, ingredientes que utiliza a la perfección Enrique Camacho para hacer posible el más difícil todavía: un acto dinámico, atractivo y que deja ganas de Carnaval.

Junto al ritmo y a la brevedad de la gala inaugural, la belleza del lugar elegido, la plaza de la parte de atrás del Auditorio de Tenerife, cerca de donde celebraron la inauguración en 2019 los entonces director Marco Marrero y María Díaz. La espectacularidad máxima del enclave se alcanza en el broche de oro, entre fuegos artificiales, la fotografía de familia de las 36 aspirantes adultas, infantiles y de mayores y el propio Auditorio de Tenerife, dándolo todo.

La inauguración comenzó a ritmo de Vogue, de Madonna, con un cuerpo de esculturales bailarines con maquillaje corporal mientras se adentraban en una enorme limusina las reinas de la última edición del Carnaval, de junio, Ruth González Pérez, en la modalidad adulta, la niña Vera García Lima y Rosi Ramos, la reina de los volcanes.

Las soberanas proclamadas hace solo siete meses actuaron de anfitrionas, y estuvieron acompañadas también por reinas de otros años, como Carmen Laura Lourido, reina de 2018, o la histórica Mónica Raquel Estévez, la reina del Tajaraste, la primera de las fantasías con las que Leo Martínez se consagró como diseñador y el más laureado de la historia.

Desde la ubicación elegida, el Auditorio parecía más alto si cabe, las limusinas pasaban a nivel de su acceso, entre un skyline que recordaba Nueva York, ciudad de la que Santa Cruz se disfraza en este Carnaval y una alfombra de escalinatas se abría paso hasta las más de setecientas personas que, por invitación, disfrutaron del espectáculo. Siete minutos de obertura, lo justo y necesario para hacer el guiño a Nueva York con el arrope de las comparsas y... de estrella invitada, Jadel, autor de la canción oficial de la nueva edición del Carnaval, Suave.

El espectáculo volaba. De nuevo, otro viaje en limusina en la que llegó en esta oportunidad Emilia González, la maestra de ceremonia que dio paso al primero de los tres sorteos que se celebrarían. Música, I’ll be there for you, canción de cabecera en la serie Friends interpretada por The Rembrands, y aparición de Joel Arias, uno de los cinco presentadores infantiles que estarán en la gala del domingo 5 de febrero en el recinto ferial, que demuestra su solvencia en el diálogo con la propia Emilia González. También director de la murga infantil Redoblones, Joel llegó en compañía de Clementina, Sergio, Naisha y Daniela, y a partir de ahí, primero de los sorteos, que deparó que la niña Saray León Clemente, representando a Doctora Noemí Montesinos Medicina Estética-Alkur, con la fantasía de Ángel Ramos González, será el regalo más dulce –parafraseando el título de su fantasía– de la gala infantil del domingo 5 de febrero y la primera en desfilar. En el quinto puesto, Ione Díaz, de McDonald’s y EL DÍA-La Opinión de Tenerife, que desfilará con Soñar con los ojos abiertos, de Daniel Pages. Segundo bloque, protagonizado por las ocho aspirantes mayores, que acceden a través de las escalinatas a ritmo de I’m coming out, de Diana Ross. La elegancia de las candidatas que protagonizarán la gala que se desarrollará en el recinto ferial el miércoles 8 de febrero realza la velada. Ya los trajes de galas que lucieron la mayoría de las aspirantes sirvió de antesala de lo que está por venir.

De nuevo, una de las músicas que evocan a Nueva York, Diamonds, de Rihanna, para dar paso a las quince candidatas al título que se conocerá en la gala del miércoles 15 de febrero. De los niños, a las mayores y ahora a las adultas, que conocieron el turno de su desfile a través del número que descubrían en las figuras de las estatuas de la libertad que fueron retirando una a una.

Para dar paso a las protagonizas de la gala adulta, Emilia González pidió la presencia de quienes serán los presentadores del espectáculo del 15 de febrero, Alexis Hernández y Laura Afonso, que repiten, aunque después del collage de voces de la edición del Carnaval de junio, en esta oportunidad llevarán el peso de la velada, una garantía tanto para la gala de la reina como para la final de murgas, o cualquier acto donde participan.

En el sorteo que deparó el orden en el desfile, Andrea Nazco, representante de Inmobiliaria Casas Ideales, será la primera en lucir su fantasía, de Jonathan Suárez, mientras que la representante de McDonald’s y EL DÍA-La Opinión de Tenerife, Hirisley Jiménez, con una fantasía de Daniel Pages, saldrá en cuarto puesto. Antes del cierre del espectáculo, otro guiño a la fiesta en la Calle al ritmo de Elvis Crespo con Píntame, fotografía de familia de las 36 aspirantes, fuegos artificiales, juego de luces y... Santa Cruz se reencuentra con el Carnaval de la calle.