Un estudio internacional en el que han participado el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y el Lozano Blesa de Zaragoza ha demostrado que las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de complicaciones por infección de la variante ómicron de COVID y que la vacunación, sobre todo con las dosis de refuerzo, es altamente efectiva en la protección.

Este proyecto, que está siendo coordinado desde la Universidad de Oxford y fue publicado en la revista The Lancet, se ha llevado a cabo en un total de 41 hospitales de 18 países para evaluar el impacto de ómicron durante el embarazo. Los resultados refuerzan lo que ya se conoce desde abril de 2021, cuando se confirmó que el riesgo de complicaciones aumentaba en las mujeres embarazadas que se infectaban por SARS-CoV-2.