Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

BROTE DE GRIPE AVIAR EN GALICIA

Alarma internacional por el estudio sobre gripe aviar en visones de una granja de Carral

“Estamos jugando con fuego”, advierte una viróloga veterinaria asesora de la OMS sobre el estudio del brote detectado en la explotación carralesa que adelantó LA OPINIÓN

Granja de Carral en la que se detectó el primer brote de gripe aviar en visones del mundo. | // VÍCTOR ECHAVE

Expertos internacionales han dado la voz de alarma tras el estudio científico, adelantado por LA OPINIÓN el pasado sábado, que describió el brote de gripe aviar declarado en octubre pasado en una granja de visones de Carral, un virus “altamente patógeno” que tenía la mutación clave de la cepa que provocó la gripe A pandémica de 2009. “Estamos jugando con fuego”, ha advertido en sus redes sociales la viróloga veterinaria neerlandesa Marion Koopmans, asesora de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otro experto internacional que se ha manifestado sobre este estudio, firmado por técnicos de la Xunta y del Laboratorio Central de Veterinaria de Algete (Madrid), entre otros investigadores europeos, ha sido el prestigioso científico británico Jeremy Farrar, que este año asume el cargo de director científico de la OMS. “Es un informe muy importante”, ha dicho en su cuenta de Twitter. “El H5N1 aviar ha causado brotes en humanos con alta mortalidad y ahora se ha descubierto que se transmite entre visones”, recuerda este antiguo profesor de la Universidad de Oxford, quien advierte del “riesgo de evolución en mamíferos y la adquisición de la transmisión de humano a humano”.

Como refleja el estudio y adelantó LA OPINIÓN el pasado sábado, el hecho de que los trabajadores de la granja de Carral llevaran mascarillas para bloquear la transmisión del COVID-19 —que se había declarado en otras explotaciones de estos animales— evitó, probablemente, que el brote pasase a mayores.

La viróloga Elisa Pérez Ramírez, quien más ha alertado sobre esta cuestión, señala a LA OPINIÓN que “estos brotes en visones son peligrosos”, y que un contagio a los operarios “perfectamente podría haber ocurrido con tantos animales infectados a la vez y mucha carga viral en saliva y heces”. “Nunca habíamos tenido un susto tan gordo”, ha dicho la investigadora del INIA-CSIC en otras declaraciones que recogió ayer El País.

“Es realmente inquietante que en solo un salto interespecie el virus de la gripe H5N1 haya hecho mutaciones adaptativas en [el gen] PB2, llave para saltar a los humanos”, subraya el virólogo Raúl Ortiz de Lejarazu, del Centro Nacional de Gripe.

Coincide con él el epidemiólogo británico Matthew Baylis: “El visón brinda una maravillosa oportunidad para que el virus se adapte a los mamíferos. De aquí es de donde puede venir la próxima pandemia”.

El brote de gripe aviar detectado en la explotación carralesa en octubre pasado fue el primer evento de este tipo en el mundo y, según los científicos, tuvo implicaciones para la salud pública. Se descubrió tras la aparición de animales enfermos en la granja con diversa sintomatología y un aumento anormal de la mortalidad. La cepa detectada, un virus altamente patógeno con una mutación muy inusual relacionada con la adaptación del patógeno a los mamíferos y que contenía la cepa de la gripe A que fue pandémica en 2009, supuso un riesgo elevado de transmisión a los trabajadores, que llevaban mascarillas para evitar la transmisión del coronavirus del COVID, el SARS-CoV-2, virus que sí había sido detectado en varias granjas de visones de España y del extranjero durante la pandemia.

La tasa de mortalidad en los visones, que presentaban altas cargas virales en saliva y heces, llegó a alcanzar el 4,3% a la semana. Todos los animales, cerca de 52.000, fueron sacrificados. Los expertos autores del artículo que advierte del riesgo que supuso el brote para la salud pública apuntan que la primera sospecha fue la del coronavirus, pero que el laboratorio de Algete confirmó que se trataba del virus de gripe H5N1 perteneciente al clado 2.3.4.4b. “Sin embargo —precisa el estudio—, los virus detectados en la granja de visones se distinguen de todos los virus H5N1 del clado 2.3.4.4b caracterizados hasta el momento en la población aviar en Europa, porque tienen una mutación poco común (T271A) en el gen PB2, que puede tener implicaciones para la salud pública. De hecho, la misma mutación está presente en el gen PB2 de tipo aviar del virus de la influenza A(H1N1) de origen porcino pandémico de 2009 (H1N1pdm)”.

El estudio apunta que la mutación pudo haber surgido en los visones, que ejercen como “cocteleras virales” en las que se pueden producir multitud de mutaciones y recombinaciones. El artículo mantiene como hipótesis principal del origen del brote la transmisión por parte de aves silvestres, dado que el brote de Carral “coincidió con una ola de infecciones por el virus H5N1 en aves marinas [alcatraces y gaviotas] en Galicia, y los visones se criaron en un edificio parcialmente abierto, y pueden haber estado en contacto con aves silvestres”.

Compartir el artículo

stats