Consciente de la importancia de volver a la normalidad, “especialmente en materia de lucha contra el cáncer, puesto que el impacto de la pandemia ha sido enorme”, el doctor Rafael López se muestra satisfecho de poder retomar tras dos años la presencialidad en la octava edición del Simposio Biopsia Líquida. El camino a la oncología de precisión, que arranca hoy en Compostela y se desarrollará hasta este sábado.

Coordinador científico de un encuentro con cuatrocientos inscritos y ochenta ponentes, el también jefe del Servicio de Oncología Médica-Oncomet del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) subraya que citas de ámbito internacional como ésta “resultan muy enriquecedoras porque, además del contenido de las ponencias, permiten intercambiar impresiones y proyectos, y propician colaboraciones entre diferentes grupos”.

Sinergias que contribuirán a seguir profundizando en el conocimiento sobre “cómo abordar la terapia con dos estrategias, de diagnóstico precoz e información con la biopsia líquida, y de desarrollo farmacológico, condicionado por la investigación”, explica en declaraciones a este periódico, y pone como ejemplo de los últimos avances el hecho de que “en biopsia de cáncer de mama se estaba muy limitado hasta hace dos o tres años, puesto que sólo teníamos un fármaco que actuaba sobre la mutación, pero este año sale otro, con lo que tendremos dos marcadores distintos, y lo mismo se puede decir en el resto de tumores, donde se va avanzando en una mayor aplicación clínica”.

No obstante, y pese a la esperanza que representa la biopsia líquida en la lucha oncológica, reconoce que “España y Europa en general están muy atrasadas con respecto a Estados Unidos” en este campo.

Y va más allá al denunciar que nuestro país invierte muy poco en investigación en general, recalcando que desde su punto de vista “el objetivo es convencer a las diferentes administraciones de la necesidad de duplicar el porcentaje de PIB destinado a investigación”, con lo que desde su punto de vista se obtendría una situación aceptable.

Un toque de atención a los poderes públicos que también hace extensible al ámbito privado, ya que considera necesario potenciar la colaboración público privada, y cree urgente “modificar la ley de mecenazgo para que se faciliten las aportaciones privadas, tanto en materia científica e investigadora como en el ámbito de la cultura”.

Por otra parte, y preguntado sobre el contenido del simposio, su coordinador científico señala que en el mismo se abordarán las últimas novedades en el campo de la oncología de precisión y, en particular, de la biopsia líquida como técnica diagnóstica y de tratamiento oncológico. En esta jornada inicial, que arranca por la tarde en el hotel Monumento San Francisco, emprendedores y representantes de empresas emergentes analizarán cómo trasladar los resultados de I+D en biopsia líquida a la práctica clínica mediante el uso de las nuevas tecnologías.

Asimismo, y a lo largo del encuentro, se desarrollarán mesas de trabajo centradas en el ámbito de la investigación y la utilización de esta técnica, que con un análisis de sangre permite confirmar o descartar la presencia de células tumorales.