La Consellería de Educación prepara una modificación del decreto de los currículos de ESO y Bachillerato que abrirá la posibilidad de incorporar nuevas materias optativas para ampliar la oferta de los centros.

Se trata de un documento abordado ayer con los sindicatos CIG, CC OO, UGT y ANPE en mesa sectorial y que busca establecer una “formulación abierta” para posibilitar la incorporación de nuevas materias que amplíen la oferta de los centros. En todo caso, no se menciona ninguna asignatura en concreto.

Este cambio obedece a la necesidad de adaptarse a la última ley educativa estatal (Lomloe), que entró en vigor en el actual año académico para los cursos impares, con el objetivo de que se extienda el año que viene a los pares.

Otro punto abordado en la mesa sectorial fue el mantenimiento, en los boletines de calificación, de las notas numéricas, aunque solo tendrán carácter informativo, ya que las válidas oficialmente son las literales —insuficiente, suficiente, bien, notable y sobresaliente— para Primaria y ESO.

Una de las críticas lanzadas por CIG o CCOO es que la normativa de la Xunta “limite” la autonomía que les da Lomloe a los docentes a la hora de decidir la promoción. Asimismo, en general reivindican, como explica ANPE, reducir los ratios, disminuir la carga burocrática del profesorado y reducir el horario lectivo de los docentes.