Jesse Armstrong | Guionista y productor

“Aún siento alivio por no tener que seguir haciendo ‘Succession”

“No es que todos los periódicos vayan a desaparecer, pero el paisaje está cambiando de manera dramática en la televisión y en el cine”

Jesse Armstrong,  guionista y productor  británico.

Jesse Armstrong, guionista y productor británico. / Jordi Cotrina

JUAN MANUEL FREIRE

El gran invitado internacional del Serielizados Fest ha sido Jesse Armstrong, guionista y productor británico detrás de Succession (HBO Max), probablemente la mejor serie del último lustro, que él decidió finiquitar en un momento cumbre en lugar de arriesgarse a que fuera perdiendo fuelle lentamente. En esta entrevista responde a preguntas sobre su gran obra maestra, pero también sobre algunas notables obras previas, como la emblemática y rescatada telecomedia Peep Show.

¿En qué etapa del luto se encuentra con Succession?

Quizá sea un poco como esos malos familiares que solo están pendientes de ver lo que pueden sacar de la herencia [el productor y guionista británico ríe abiertamente]. Sinceramente, siento un gran alivio por haberme librado de todas las responsabilidades de escribir la serie Succession, llevar la sala de guionistas y pensar en cómo debería ser la siguiente temporada. Me da pena no seguir trabajando con los actores y guionistas, pero a la vez me siento bastante liberado por no tener que hacerlo otra vez [vuelve a reír].

¿Todavía cree que escogió el momento adecuado para dar fin a la serie?

Sí, creo que sí. Hablé mucho sobre ello con mis guionistas y con algunos de los productores ejecutivos más cercanos a HBO. Para cuando tomamos la decisión, me sentía cómodo con esa perspectiva. Después, durante el rodaje, algo podía funcionar muy bien y eso me hacía preguntarme: “¿Podríamos haber ido por ahí? ¿Podría esto haber dado más de sí?”. Pero sigo pensando que la serie acabó cuando debía acabar, que esta era la forma más orgánica y natural.

¿Desde cuándo sabía que Tom Wambsgans [Matthew Macfadyen] iba a ser nombrado sucesor final?

Desde hace bastante tiempo. Cuando nos pusimos a escribir la cuarta temporada, creo que empecé diciendo: “Probablemente sea Tom, pero veamos cómo van cogiendo forma las cosas y tengamos a mano diferentes posibilidades”. Pero ya en la segunda temporada comenté a Matthew que no solo interpretara a un bufón servicial. Debía ser también alguien que, en el fondo, aspiraba realmente a tomar el relevo algún día. Una y otra actitud no estaban del todo reñidas, porque al fin y al cabo, es por su carácter servicial que acaba logrando el poder.

Según dice en la introducción del libro de los guiones de la cuarta temporada, una buena razón para acabar la serie era que en el mundo real ya había un vencedor bastante claro para la guerra entre medios de comunicación tradicionales y tecnología. Es decir, esta última ha ganado.

No significa que todos los periódicos o canales vayan a desaparecer, pero el paisaje está cambiando de manera dramática, sobre todo en entretenimiento de tele y cine. Compañías tradicionales han tenido que convertirse en streamers para sobrevivir y ahora buscan el modo de incorporar publicidad para sobrevivir en el streaming. La compañía para la que empezamos a hacer Succession era muy distinta a aquella para la que acabamos de hacerla.

¿Le gustó el final del proceso de sucesión de Rupert Murdoch?

Al contrario que con nuestra serie, con esta quedan todavía muchas temporadas por ver. Cuando dimitió como presidente de News Corp y Fox Corp, Murdoch se cuidó mucho de recalcar que no se iba del todo. Sigue siendo presidente emérito de ambas empresas. Si yo fuera Lachlan, trataría siempre de hablar con mi padre antes de tomar decisiones clave.

Según un artículo publicado en abril por Vanity Fair, Lachlan dijo a Rupert que su hermano pequeño James estaba filtrando historias a los guionistas de Succession.

No sé muy bien cómo se llegó a decir eso, pero no era nuestra forma de investigar. Lo que hacíamos era… Bueno, ¡Leer artículos de Vanity Fair como ese! Y también muchos libros. Así ya puedes descubrir muchísimas cosas.

Serielizados Fest y Filmin han rescatado Peep Show, su emblemática telecomedia de los primeros 2000.

Me alegra que lo hayan hecho y que se haya podido rescatar. Además, he estado hablando con algunas personas y, por suerte, parece que todavía se aguanta bien. La comedia puede envejecer muy rápido y dejar de funcionar para el público.

El tema de derechos y distribución puede ser frustrante. Otra de sus mejores series, Fresh meat, estuvo un tiempo disponible en la plataforma de Netflix en España, pero ahora no se puede encontrar en ningún lado. Y es una verdadera pena no poder cazarla porque es una comedia adolescente de un nivel que rara vez se ha visto.

Antes de Succession, todas mis series las había escrito con Sam Bain. En esta ocasión tratamos de trabajar en una sala de guionistas al estilo estadounidense. Y fue una experiencia divertida, algo que recuerdo con cariño.

Sé que no me va a dar ninguna exclusiva en esta entrevista, pero ¿en qué está trabajando ahora mismo?

Hum, nada. Tengo toda clase de proyectos en mi estudio, es decir en mi oficina, pero no estoy haciendo nada con todo ello en esto momentos. Antes de venir a Barcelona y de irme ahora a Madrid, estuve en el festival de tele de Copenhague, en Dinamarca. Después de años sin gustarme demasiado hablar sobre de la serie Succession, en la actualidad me estoy pasando todo el tiempo parloteando sobre ella. Pero prometo volver algún día a mi oficina y ponerme a escribir en serio.