Científicos chinos consiguen clonar un macaco tras 113 intentos fallidos

“Estamos ante una estrategia muy prometedora de cara a la futura clonación de primates”, comentan los investigadores de la Academia China de Ciencias

ReTRo, el macaco Rhesus clonado con éxito por investigadores chinos.

ReTRo, el macaco Rhesus clonado con éxito por investigadores chinos. / Zhaodi Liao

Valentina Raffio

Hace casi treinta años, la humanidad logró por primera vez en la historia clonar con éxito un animal: la oveja Dolly. Con el pasar de los años, gracias a técnicas cada vez más afinadas, en los laboratorios se consiguieron crear copias genéticamente idénticas de ratones, cabras, cerdos, gatos, conejos, caballos y hasta perros. No fue hasta 2018 que, por primera vez, un equipo de investigadores chinos anunció la primera clonación de un primate: un pequeño grupúsculo de monos cangrejeros (Macaca fascicularis). Ahora, seis años más tarde, los mismos investigadores dan un paso adelante y anuncian la clonación de otra especie emparentada con los humanos: un mono Rhesus (Macaca mulatta) nacido tras más de 110 intentos fallidos.

La historia de este animal, bautizado como ReTro, se anunció ayer en la revista científica Nature Communications. Detrás de su nacimiento está el prestigioso equipo de la Academia China de Ciencias liderado por los investigadores Falong Lu, Zhen Liu y Qiang Sol. Según explican estos expertos, a diferencia de otros experimentos similares, este animal se ha clonado con un nuevo y sofisticado método muy diferente al utilizado en su día para crear a la oveja Dolly o a los monos cangrejeros. “Estamos ante una estrategia muy prometedora de cara a la futura clonación de primates”, comentan los autores de este trabajo en el artículo publicado ayer.

La técnica utilizada para clonar este macaco consiste en lo siguiente. En primer lugar, se recolectan células somáticas de un mono macho y óvulos de una hembra. El núcleo de los óvulos es eliminado y posteriormente reemplazado con las células somáticas del macho. A partir de ahí, se aplica una descarga eléctrica para que ambos cuerpos se fusionen y se cultivan en los laboratorios hasta producir un embrión sano. Posteriormente, se modifican un conjunto de células relacionadas con el desarrollo de la placenta. Y después, el embrión es implantado en el útero de una hembra. Según explican los científicos, el animal resultante de este proceso es, esencialmente, un clon del primer macaco del que se extrajeron células somáticas.

En total, gracias a este método, se consiguieron obtener 113 embriones de macacos Rhesus. De estos, solo uno nació con vida. Los científicos apuntan a que el animal sobrevivió más de dos años después de su nacimiento y en el momento de publicación de este estudio seguía vivo. Hasta ahora, sumando los resultados de este trabajo y los experimentos llevados a cabo en el año 2018, tan solo se han conseguido clonar seis primates tras cientos y cientos de intentos fallidos. La tasa de éxito de estas técnicas es de entre el 1% y el 1,5%.

Los autores de estos trabajos argumentan que la clonación de primates supone, por un lado, un logro científico sin precedentes y, por el otro, también podría convertirse en una oportunidad para avanzar en el estudio de innumerables enfermedades. Los cinco monos cangrejeros clonados en 2018, por ejemplo, fueron creados con una amplia gama de características relacionadas por ejemplo, con trastornos circadianos, problemas hormonales, así como con marcadores relacionados con la ansiedad, la depresión y al esquizofrenia. Su estudio, pues, podría ayudar a desentrañar los enigmas de todas estas afecciones que afectan a miles de personas.

Pero pese a las promesas, también son muchos los científicos que reciben la noticia de hoy con cierto escepticismo. Según explica Lluís Montoliu, investigador en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y en el CIBERER-ISCIII, la exitosa clonación de estos primates demuestra dos cosas: “En primer lugar, que es posible clonar primates. Y en segundo lugar, que es sumamente difícil tener éxito con estos experimentos”, comenta el experto en un análisis publicado en la plataforma Science Media Centre España. En este sentido, el biotecnólogo también recuerda que la legislación europea sobre experimentación con animales prohibiría este tipo de trabajos por lo que, al menos en las fronteras de Europa, los animales clonados seguirán en el terreno de la ciencia ficción.

Suscríbete para seguir leyendo