Chipperfield abre Casa RIA: “Queremos generar debate y proponer soluciones”

Siete años después de crear la Fundación RIA, el arquitecto inglés desembarca en Santiago con un nuevo proyecto con sala de exposiciones, cantina y jardín abiertos al público

Chipperfield, en la inauguración de la Casa RIA en Santiago. |   // ANTONIO HERNÁNDEZ RÍOS

Chipperfield, en la inauguración de la Casa RIA en Santiago. | // ANTONIO HERNÁNDEZ RÍOS

valeria pereiras

Con su inconfundible indumentaria de pantalón blanco y suéter oscuro, el reconocido arquitecto londinense y Premio Pritzker, David Chipperfield, abría este viernes las puertas de la Casa RIA en Santiago. Tras dos años de rehabilitación en el espacio que albergó el sanatorio San Agustín del doctor Puente Castro, este número 6 de Virxe da Cerca es desde ahora la nueva sede de la Fundación RIA, el proyecto creado en 2017 por Chipperfield y enfocado en mejorar la calidad de vida en Galicia a través de una “arquitectura sostenible y colaborativa”.

En la recepción a los medios, el arquitecto estuvo acompañado, entre otros colaboradores, del director de la Fundación RIA, Manuel Rodríguez, y de Rodrigo Antón Carrasquer, director de David Chipperfield Architects, el estudio privado del arquitecto inglés que cuenta con una docena de empleados en Santiago, pero que suma unos 250 entre las oficinas de Londres, Berlín, Milán y Shanghái. Carrasquer explicó que el trabajo de este estudio ha hecho posible la financiación de la rehabilitación del edificio y otras intervenciones de la Fundación RIA. Aunque prefirió no revelar la cantidad invertida, indicó que “fue más de lo que pensamos”.

Además de estas oficinas, la Casa RIA se organiza en otras dos áreas: una zona pública, con una sala de exposiciones, La Cantina con el chef compostelano Iago Pazos al frente y el jardín con vistas al parque de Belvís en la planta baja. En el segundo piso se ubica la Sala RIA, un espacio destinado a conferencias. Por último, en el cuarto y quinto pisos se encuentran las habitaciones, que permiten estancias para investigadores y atraer talento a Santiago.

Chipperfield, acompañado por su mujer Evelyn Stern y su hija Celeste, quiso remarcar su compromiso con el desarrollo sostenible de Galicia. Favorecer el equilibrio entre lo urbano y lo rural, conjugar lo construido y lo natural, son la base de su modelo arquitectónico: “Como extranjero, me gustaría remarcar el tesoro que tienen en esta tierra y la importancia del medio ambiente en la calidad de vida”. Según el arquitecto, la discusión sobre el desarrollo urbano y ambiental “no es política, sino comunitaria” y debe “involucrar tanto al sector privado como al público”. “Con esta Casa queremos abrir el debate. Las soluciones tienen que ser parte del debate y deben anticipar las consecuencias. No podemos intervenir sin entender el impacto”, explica

Temas como el diseño y la arquitectura pero también el tráfico y la movilidad o iniciativas locales para la producción y la gestión sostenible de los recursos naturales, son algunas de las áreas de trabajo de la Fundación RIA que ha recibido el apoyo de la Fundación Marta Ortega para promover proyectos arquitectónicos y urbanísticos alineados con la sostenibilidad ambiental, económica y social del territorio.

“Lo que queremos es crear un entorno en el que se puedan dar buenas condiciones arquitectónicas”, afirma Chipperfield, un enamorado de Galicia desde que descubrió Corrubedo a principios de los años noventa. Ahora, a sus 70 años inaugura este nuevo proyecto, Casa RIA, con el que Santiago se posiciona como sede de un centro de innovación y debate en torno a la arquitectura sostenible y la planificación urbana, bajo la guía de uno de los arquitectos contemporáneos más influyentes del mundo.

La Casa RIA abre al público el próximo lunes, 1 de julio. Podrá visitarse su zona de exposiciones en horario de diez de la mañana a cinco de la tarde de lunes a sábado. Además, quienes acudan a la exposición tendrán la oportunidad de disfrutar de La Cantina, un espacio operado por el chef Iago Pazos, responsable del grupo Abastos 2.0.