09 de diciembre de 2017
09.12.2017

Un gallego de 46 años va a prisión por amenazar a su exnovia y raptar al amigo que la estaba acompañando

Cruzó su coche con el de las víctimas, se llevó al varón armado y lo abandonó en el monte. Sorprendido cuando amedrentaba a la mujer

09.12.2017 | 09:39
La pistola intervenida por la Guardia Civil.

Una patrulla de la Guardia Civil de Salvaterra (Pontevedra) que realizaba una ronda por la zona puso fin a la noche de terror que un vecino de O Porriño (Pontevedra), de 46 años e identificado como J.M.L., hizo pasar a su expareja sentimental y al amigo que la acompañaba. Acusado de un delito de violencia de género y otro de detención ilegal, por raptar a punta de pistola al acompañante de la mujer e interrogarlo sobre las relaciones sentimentales de ésta, el detenido ingresó ya en prisión por orden del juez de guardia de Ponteareas, ante quien prestó declaración.

Los hechos tuvieron lugar durante la madrugada del jueves, cuando el vecino de O Porriño J.M.L. cruzó su coche en la carretera para interceptar el de su exnovia, vecina de Salvaterra que regresaba a casa acompañada por un amigo pues a lo largo de la noche había recibido numerosos mensajes amenazantes.

La mujer se vio obligada a parar su vehículo ante la irrupción del otro coche, de forma inesperada, momento en el que su expareja se bajó y amenazó con una pistola, que después resultó ser de fogueo, al amigo que iba con ella. El atestado de la Guardia Civil recoge que J.M.L. golpeó e intimidó al joven hasta que logró que saliera del vehículo de la mujer y se subiera al suyo. Entonces, según la denuncia de los afectados, se lo llevó hasta una zona deshabitada próxima al casco urbano de Salvaterra y lo sometió "a un tenso interrogatorio para que le informase sobre las relaciones sentimentales que tenía la chica, bajo serias y contundentes amenazas de muerte".

El agresor abandonó a su víctima en el monte y se fue hasta el domicilio de la chica en Salvaterra. Allí tuvo lugar otro momento de gran tensión, a gritos desde la calle y haciéndole creer que tenía a su amigo en el maletero del coche, exigía de forma intimidatoria a la mujer que bajara a la calle o sino "pegaría un tiro" a su amigo.

En ese momento apareció la patrulla de seguridad ciudadana del Puesto de la Guardia Civil de Salvaterra, que sorprendió al hombre in fraganti y procedieron a su arresto. En el coche del detenido localizaron, oculta en un habitáculo del motor, el arma que había utilizado para intimidarles. Resultó ser una pistola detonadora con un cartucho de fogueo en la recámara y otro en el cargador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine