08 de junio de 2018
08.06.2018
En Murcia

Investigan si la 'droga caníbal' está detrás de la brutal agresión a mordiscos a dos policías

El agresor, de 18 años, sufrió alucinaciones y dijo a los agentes que "el demonio" le dio "los tripis"

08.06.2018 | 10:44

«Cada persona reacciona ante la droga de forma diferente y hay veces que, hasta que no pasa una desgracia, no puede saberse que ese tipo de estupefacientes está ya en circulación por una zona específica», insisten agentes especializados en narcotráfico en la Región de Murcia. Hace ya unos meses que empezó a hacerse tristemente famosa en España la denominada ´droga caníbal´. Esta denominación, explican los expertos, esconde una sustancia con una capacidad arrolladora de estimular al cerebro humano. Sus efectos son mucho más potentes que los de las anfetaminas y la cocaína. Es así porque al introducirse en el organismo actúa como un inhibidor de la recaptación de la noradrenalina y la dopamina (ambas sustancias son neurotransmisores del sistema nervioso central y periférico).

Ahora, se investiga si esta sustancia está detrás de lo que pasó el pasado miércoles por la noche en Molina de Segura, un suceso que se saldó con el arresto de un chico.

Sobre las once menos cuarto de la noche, agentes de la Policía Local recibieron el aviso de que dos sujetos estaban haciendo destrozos en la vía pública. En concreto, golpeando coches y rompiendo el mobiliario urbano en la calle Pablo Iglesias. Allí fueron.

Cuando llegaron los policías, uno de los individuos (un joven de 18 años, vecino de Las Torres de Cotillas) arremetió contra ellos. En concreto, indicaba el Cuerpo vía Twitter, pegó un puñetazo a un municipal y mordió en el brazo a otro. Fue arrestado por atentado a la autoridad.

Según indicaron fuentes cercanas, el chico, que presentaba un estado de gran excitación, se acercó al coche policial y, sin mediar palabra, ya agredió al conductor. El agente se bajó del coche y comenzó el forcejeo. Las mismas fuentes indicaron que el sospechoso llegó a agredir a un amigo suyo, que intentaba calmarlo. Como el joven estaba tan agresivo, tuvieron que movilizarse más patrullas para apoyar a los agentes. Al final, pudieron reducir al chico, que antes llegó a pegar un bocado en un brazo a uno de los municipales. Testigos dijeron que, cuando lo hizo, la boca se le llenó de sangre. «Le arrancó un trozo del antebrazo», aseguraron. Además, golpeó en la boca a otro policía municipal.

Se alertó a los sanitarios. Hasta el lugar se desplazó una ambulancia, que atendió al joven en la Comisaría de la Policía Nacional, donde había sido trasladado. Como lo encontraron tan nervioso, no le pincharon nada y le inyectaron un calmante por la nariz.

Fuentes próximas al caso indicaron que el joven sufría alucinaciones. Que, por ejemplo, decía tener delante a familiares suyos, cuando, evidentemente, no estaban. Y que llegó a admitir que había tomado pastillas. Estupefacientes. ´Tripis´, dijo él. Y dijo más cosas, detallan testigos de lo sucedido: «Las drogas me las ha dado el demonio», subrayó. Testigos y sanitarios que lo atendieron coincidieron en que el arrestado presentaba un grado de excitación «fuera de lo normal».

El agente que recibió el mordisco en el brazo tuvo que ir al hospital, donde le atendieron y vendaron la herida. Ahora tendrá que realizarse ahora análisis de forma periódica, para descartar que el detenido le haya contagiado algo. Asimismo, ha de estar tomando antibióticos.

Se da la circunstancia de que hace unos días, también en Molina, hubo un caso similar, de otro joven que presentaba un gran estado de excitación, aunque no han trascendido más datos al respecto.

Paranoia, confusión, delirios, ansiedad... Los efectos de la ´droga caníbal´ son muchos, pero destacan los vinculados a un aumento de la agresividad del consumidor. Lo que no se ha demostrado es su relación con el canibalismo. «Que alguien se muerda a sí mismo o muerda a otros no tiene por qué ser por estas sustancias específicamente. Este comportamiento puede derivarse del consumo del alcohol. También hay gente que pierde el control de sus impulsos, que no tienen que obedecer a una droga de síntesis, sino a trastornos psicopatológicos», manifiesta al respecto Jesús Cancelo, psicólogo clínico.

Hace unas semanas, en Madrid, se dio un episodio en el que la Policía habló de ´droga caníbal´. Tres personas heridas en una pelea en un piso de La Latina. Presentaban lesiones provocadas por bocados. Se habían mordido los unos a los otros. La Policía informó de que se habían montado una pequeña fiesta, consumieron una ´droga caníbal´y acabaron golpeándose y emprendiéndola a dentelladas entre ellos.

Algunos sanitarios, no obstante, ponen en duda lo de ´droga caníbal´. «No hay ninguna sustancia que por sí sola, mágicamente, te convierta en nada. Ni en caníbal, ni en superhéroe», declaraba recientemente Ana Muñoz Arranz, coordinadora de Energy Control Madrid, el proyecto de reducción de riesgos de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo.

Volviendo al caso de Molina de Segura, fuentes próximas dicen que otra de las hipótesis es que una partida de estupefacientes en mal estado podría estar detrás de estas conductas especialmente violentas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook