27 de octubre de 2018
27.10.2018

Un abogado gallego, investigado por los 64 kilos de heroína incautados en Caldas

Condenado en 2007 por otro alijo y que estudió para letrado en prisión, niega su relación con la droga: "Me vinculan a un detenido, pero solo es amistad", alega

27.10.2018 | 01:55
El camión con el alijo de heroína, en la nave.

La investigación judicial de una de las principales aprehensiones de heroína en Galicia y España de los últimos años, los 64 kilos incautados en una nave de Caldas el verano de 2017, está a punto de concluir. Hubo 11 detenidos que fueron enviados a prisión provisional aquel agosto. Y ahora, en la fase final, compareció ante la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vigo otro investigado, que está en libertad, tras pedir la Fiscalía su interrogatorio. Se trata de un abogado vigués que estuvo en prisión por dos condenas de tráfico de drogas -una de ellas de 9 años y un día de cárcel impuesta por la Audiencia de Pontevedra por otro alijo de 98 kilos de heroína- y que precisamente en el penal sacó la licenciatura en Derecho, ejerciendo desde 2012, año en el que salió de la cárcel. Ayer en el interrogatorio M.E.M. negó su relación con el estupefaciente de Caldas, según él relata a este periódico. "Me vinculan porque me comunicaba con uno de los detenidos, pero no tengo nada que ver con el alijo; tengo relación de amistad con él y con su familia, y profesional, les llevo asuntos judiciales".

Esta causa tiene su origen en un operativo de Policía Nacional y Vigilancia Aduanera que permitió desarticular una red internacional de gallegos y albaneses que pretendía distribuir la heroína por España y Portugal. Los 64 kilos se valoraron en 1,7 millones de euros. Los investigadores llegaron al alijo porque seguían la pista a un grupo arousano que tras ver frustrado un transporte de cocaína en barco hasta las costas gallegas -los proveedores colombianos se quedaron con el dinero adelantado sin entregar la mercancía-, se aliaron con una red búlgara para traficar con heroína.

La declaración del abogado investigado es la última diligencia que quedaba por practicar. En unas semanas la jueza dictará el auto de transformación en procedimiento abreviado, resolución en la que resolverá contra quienes continúa adelante con el caso y si acuerda el archivo con respecto a alguno investigado del asunto, cuyo secreto de sumario se levantó hace meses.

El fiscal antidroga de la provincia de Pontevedra, Pablo Varela, tras estudiar las pruebas practicadas hasta el momento, pidió la declaración del letrado que compareció ayer, si bien no trascendieron los motivos que formalmente expuso y existen en la causa para ello. El abogado investigado asegura que lo vinculan a Juan Jesús V.P., al que los investigadores atribuyen el grupo de arousanos. "Lo conocí hace mucho tiempo, en 1996, estando en prisión preventiva", señala este vigués, asegurando que su relación con él y con otros familiares se limita a la "amistad" y a que él, como letrado, les lleva pleitos judiciales. "Por ejemplo uno de cláusulas suelo o un litigio de una comunidad", dice. También asegura que es a la única persona que conoce de todos los que ingresaron en la cárcel por este procedimiento. "De los búlgaros no conozco a ninguno, lo dije en mi declaración de hoy [por ayer] en el juzgado", aseguró, aclarando que una vez que estuvo con el arousano que él conoce coincidió con otro de los imputados, en un viaje a Madrid, pero según reiteró totalmente desvinculado con las drogas.

"Tengo condenas anteriores, me preguntó el fiscal por eso; el pasado es el pasado y está ahí, pero ahora no tengo relación con las drogas", dijo. "Estuve 5 años y 10 meses en la cárcel, saqué la carrera de Derecho y soy abogado, y precisamente por ello la mayoría del trabajo que tengo es de personas que están o estuvieron en prisión", afirma, refiriendo que se enteró hace un mes, cuando lo citaron a declarar, de que está investigado en la causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook