13 de noviembre de 2018
13.11.2018
La Opinión de A Coruña

El fiscal baja a 7,5 años la pena por el intento de homicidio por unos aguacates en Vigo

Le aplica la atenuante simple de trastorno de personalidad - La víctima sufre secuelas tras recibir un golpe en la cabeza con una barra de hierro

13.11.2018 | 01:07
Fernando L.P., en la Audiencia.

La Fiscalía de Vigo rebajó ayer a 7 años y medio los 9,5 años de cárcel que solicitaba inicialmente para el acusado de intentar matar a un vigués a causa de una pelea por los aguacates de un árbol público la tarde de Navidad de 2016 en la calle Baixada a Ríos, al aplicarle la atenuante simple de trastorno de personalidad. También rebajó de 47.500 euros a 18.504 la indemnización que solicitaba para la víctima, que sufre secuelas tras recibir un golpe en la cabeza con una barra de hierro que le fracturó el cráneo. La acusación particular mantuvo su petición, y la defensa su absolución por actuar "en defensa propia", y con "miedo insuperable".

La Sección Quinta de la Audiencia con sede en Vigo retomó ayer la vista oral contra Fernando L.P. con la declaración de una psiquiatra de A Lama que destacó que el acusado tenía el funcionamiento intelectual deteriorado, por lo que había solicitado un informe de tóxicos que el centro penitenciario nunca realizó posiblemente por "tener otras prioridades". No obstante, el fiscal destacó el informe realizado por los médicos forenses en los que se decanta que tuviera mermadas su facultades volitivas o cognitivas.

La defensa sostuvo que hubo una pelea y una agresión previa por parte de la víctima, que asegura, iba con un perro y golpeó a su cliente con la correa metálica del mismo. De ahí su alegación de defensa propia, miedo insuperable y subsidiariamente la atenuante muy cualificada de confesión, pues reconoció los hechos en cuanto fue detenido.

El fiscal y la acusación particular descartan la versión del acusado. Esgrimen que la víctima, a quien la Policía encontró con conmoción cerebral y muy desorientada minutos después de la agresión en un banco, no tuvo tiempo de ir a buscar un cuchillo a su casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook