21 de noviembre de 2018
21.11.2018

Un muerto y medio centenar de heridos al descarrilar un tren en Barcelona

Adif investiga las causas del accidente aunque se sospecha que las lluvias torrenciales en la zona provocaron un desprendimiento de tierra sobre la vía

21.11.2018 | 01:44
El tren siniestrado ayer en Vacarisses.

Un pasajero de 36 años falleció y otros 49 resultaron heridos al descarrilar ayer un tren de Cercanías por un desprendimiento de un talud en Vacarisses (Barcelona), en una zona afectada por las lluvias que fue revisada tan solo un día antes por técnicos de Adif, que no vieron ninguna anomalía.

El accidente ocurrió sobre las 06.15 horas de ayer, cuando el desprendimiento de tierras alcanzó a cuatro de los seis vagones de un tren de la línea R4 de Cercanías, que cubría el trayecto entre Manresa y Sant Vicenç de Calders, con 133 personas a bordo, de las que una falleció al salir despedida del convoy, 49 han resultado heridas -cinco de diversa consideración- y 83 ilesas.

Fuentes de Adif señalaron ayer que técnicos del gestor de infraestructuras revisaron el lunes al mediodía la zona de Vacarisses donde ayer se produjo el desprendimiento del muro de contención, sin observar ninguna anomalía que les hiciera tener ni la más mínima sospecha de que se podía producir alguna incidencia.

La presidenta de Adif, Isabel Pardo, que se desplazó al lugar del accidente, detalló que aún no se podían determinar las causas del desprendimiento, que ha afectado a un antiguo muro de mampostería que ha caído sobre la vía al paso del tren. Pardo precisó que, además de la revisión de ayer, este talud también fue inspeccionado el pasado viernes, 16 de octubre.

Ante esta situación, Adif ha abierto una investigación para determinar las causas que han provocado el desprendimiento del muro, donde ayer un maquinista grabó con su móvil cómo el agua caía a raudales debido a las intensas lluvias registradas en Cataluña en los últimos días, que han acumulado 94 litros por metro cuadrado en la comarca del Vallès Occidental, donde se encuentra Vacarisses.

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, que también se desplazó al lugar del accidente, resaltó que en el tramo afectado por el desprendimiento se habían hecho actuaciones de refuerzo recientemente y que la vía estaba en esta zona "en perfecto estado".

Por su parte, el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, apuntó a la meteorología como causa más probable del siniestro, después de que en los últimos días se hayan producido varios desprendimientos de tierra y caídas de piedras sobre carreteras en Cataluña por las intensas lluvias. "Hemos podido ver que es un desprendimiento importante, que la malla ha aguantado bastante pero que se ha roto en la parte inferior. Lo más seguro es que el tren, que era el primero que circulaba, se haya encontrado el desprendimiento, que ha provocado un descarrilamiento", indicó el conseller.

En la misma línea, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, señaló que la zona en la que se ha producido el desprendimiento estaba protegida con una red de contención, "pero por lo visto estos días de lluvias han hecho que no aguantara esta malla". También se desplazó a Vacarisses el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que destacó la "celeridad" con la que han actuado los equipos de emergencias y de seguridad tras el descarrilamiento.

Algunos de los pasajeros del tren siniestrado han relatado que durante los segundos que duró el accidente tuvieron la sensación de estar viviendo "un terremoto a lo bestia" o "estar cayendo por un barranco". Gabriel De Toro y José Santín, dos compañeros de trabajo que viajaban en el primer vagón del tren accidentado y que han resultado heridos leves, pese a la intensidad del impacto, han sido muy gráficos: "Era como si nos matáramos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook