Dos agentes de Policía Nacional han sido condenados a once años y tres meses de cárcel por montar una acusación falsa de tráfico de drogas contra una mujer, haciéndolo por encargo del exnovio de la víctima y a cambio de dinero. La mujer, según explica la sentencia, llegó a pasar cuarenta días en prisión por esta acusación fabricada por los agentes y la sentencia condena a la Dirección General de la Policía como responsable civil subsidiaria. Los hechos ocurrieron en el barrio de Moratalaz en abril de 2014. Un hombre pagó a dos agentes para que detuviesen a su expareja como venganza por un supuesto robo cometido por ella en su domicilio. Los dos detuvieron a la mujer a la salida de un bar acusándola de llevar drogas en el coche y de haber disparado contra ellos con una pistola defectuosa que no llegó a disparar.