28 de enero de 2019
28.01.2019

Un incendio en Pontevedra hace desalojar tres edificios y deja sin casa a seis familias

El fuego se originó en la parrilla de un asador y se propagó por las uralitas de la fachada

28.01.2019 | 00:32
Las llamas, en la parte trasera del edificio.

El incendio originado a las 13.20 horas de ayer en la parrilla del asador La Tasca, en Pontevedra, dejó temporalmente sin vivienda a seis familias, obligadas a un realojo provisional. Son los residentes en cinco pisos de un mismo edificio. Todos ellos están situados en la fachada trasera del inmueble y en las dos últimas plantas, la zona más expuesta al incendio que comenzó en el bajo y se extendió por el exterior hasta la sexta planta.

Viviendas de familiares y amigos se convertirán en las residencias provisionales para todas las familias afectadas, que han resuelto la situación con sus propios medios. Todas menos una, a la que el Concello buscó un alojamiento alternativo de forma provisional mientras no se reparan los desperfectos derivados del fuego en los pisos, que han quedado "inhabitables" por el momento por los efectos de las altas temperaturas, el intenso humo y las llamas.

Todos los inquilinos de este inmueble, el más afectado por el fuego, así como los de los números 39 y 41 de la calle María Victoria Moreno, eran desalojados alrededor de las 13.30 horas, en cuanto los bomberos de Pontevedra llegaron al lugar del siniestro. Pasadas las 16.00 horas, y tras las correspondientes tareas de inspección de los inmuebles y de su ventilación, los bomberos permitieron el regreso de todos los vecinos a sus viviendas, a excepción de los residentes en los seis pisos del bloque D, muy afectado por el fuego.

Gran columna de humo

Y es que las altas temperaturas provocaron el estallido de los cristales y que las persianas de buena parte de las viviendas resultaran calcinadas. El fuego se originó en la parrilla de La Tasca, subió por la chimenea y provocó llamas que alarmaron a los residentes en toda la manzana, ya que superaban la altura de los edificios colindantes.

Parece que la grasa acumulada en el tubo de extracción de la parrilla pudo facilitar la propagación y alimentación de las llamas, que prendieron en las planchas de uralita de las fachadas traseras de los edificios, alcanzando la cubierta y devorando el material de aislamiento situado en las cubiertas de los edificios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook