19 de febrero de 2019
19.02.2019
La Opinión de A Coruña
PONTEVEDRA

Mil euros de multa para el piloto de un patinete eléctrico que triplicaba la tasa de alcoholemia

Varias personas alertaron a la Policía Local de Pontevedra al ver que el joven circulaba dando bandazos y de manera errática, e incluso llegó a caerse al suelo

19.02.2019 | 12:29
Plaza de Curros Enríquez en Pontevedra, donde ocurrieron los hechos.

Un joven ha sido sancionado con mil euros por la Policía Local de Pontevedra por circular a bordo de su patinete eléctrico en estado de embriaguez en plena zona peatonal de la plaza de Curros Enríquez, según informan fuentes oficiales de la plantilla.

El suceso se produjo a primera hora de la tarde de ayer lunes cuando varias personas comprobaron que el joven circulaba dando bandazos y de manera errática, e incluso llegó a caerse al suelo. Por ello, solicitaron la presencia de la Policía Local.

Ante los evidentes síntomas de embriaguez, los agentes practicaron la prueba de alcoholemia al piloto, que arrojó un resultado de 0,75 mg/l, el triple del límite máximo legal.

El conductor de un patinete eléctrico, al igual que un ciclista o cualquier otro usuario de un vehículo debe respetar los mismos límites de alcohol que el conductor de un coche, de ahí que se le aplique una multa similar, si bien estos hechos no son considerados un delito penal sino una infracción administrativa.

El uso de los patinetes eléctricos en la ciudad provoca desde hace meses cierta polémica acerca de la regulación de estos vehículos, las zonas por las que debe circular y otros aspectos.

El Concello de Pontevedra sostiene que no pueden utilizar las aceras, al igual que las bicicletas, y adaptarse al tránsito peatonal en las denominadas "zonas de convivencia", como es la plaza de Curros Enríquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook