27 de marzo de 2019
27.03.2019
La Opinión de A Coruña

Muere un guardia civil en Ourense al dispararse ante su mujer

El jefe de la unidad canina acudió al geriátrico donde trabajaba su esposa, pidió hablar con ella y se pegó un tiro cuando apareció

26.03.2019 | 23:38
El geriátrico San José.

Salió de la Comandancia de la Guardia Civil de Ourense sobre las 08.30 horas y se dirigió a la residencia de mayores San José, en Rairo. Carlos L. R., un cabo natural de Valladolid y de 48 años, subió a la segunda planta del geriátrico y pidió hablar con su mujer, que trabaja en el centro. La esperó en la sala de visitas mientras atendía a una interna y, cuando apareció, sacó su arma y se pegó un tiro. El guardia civil, que era el responsable de la unidad canina en Galicia, con sede en Ourense, fue trasladado aún con vida al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), pero falleció poco después. El suceso provocó una gran consternación en la residencia, gestionada por monjas y con unas 200 personas, así como en el propio instituto armado, donde era muy apreciado y destacaba por su entusiasmo.

C. L. se encontraba en activo, no constaban problemas psicológicos y era el responsable del Grupo Cinológico de Seguridad y Rescate. Era habitual que acudiera al centro de trabajo de su mujer. En la residencia destacaron su carácter afable. La Policía dijo ayer que no había denuncias por violencia de género. Al lugar acudieron patrullas de la Policía Nacional y de la Policía Local. El guardia civil no fallevió en el acto y murió a mediodía en el CHUO.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook