05 de abril de 2019
05.04.2019

Cae en Ibiza el secuestrador de la directiva de un astillero de Vigo

Carlos Sánchez Amoedo, condenado a 10 años de cárcel, se fugó de la prisión de A Lama en 2016 durante un permiso

04.04.2019 | 23:03
Sánchez Amoedo, cubierto con una capucha en el juicio.

La documentación falsa que utilizaba no engañó a la Policía Nacional de Ibiza, que ha detenido a Carlos Sánchez Amoedo poniendo así fin a sus tres años de fuga. El vigués, un delincuente habitual, fue uno de los tres autores del secuestro exprés en 2009 de Saray Seoane, ejecutiva del astillero MCíes del que era administrador su padre, delito por el que le impusieron 10 años y tres meses de prisión. En 2016 aprovechó uno de sus permisos de salida de varios días para no regresar al penal de A Lama. La detención tuvo lugar el lunes, según informó ayer la Policía Nacional en un comunicado.

Tras su fuga, la Sección Quinta de la Audiencia con sede en Vigo –la misma que le sentenció– emitió una orden de detención e ingreso en prisión, pero no era la única requisitoria que pesaba sobre Sánchez Amoedo, a quien le constaban otras dos reclamaciones judiciales por distintos robos con violencia y lesiones.

Las investigaciones centraban al fugado en la zona de la Playa d'en Bossa (Ibiza). Allí se localizó un vehículo que levantó las sospechas policiales y se realizaron las gestiones precisas para localizar la vivienda del fugado, "con las debidas precauciones atendiendo al perfil del detenido", quien según los investigadores había adquirido una identidad falsa que prácticamente imposibilitaba su identificación y su peligrosidad.

Finalmente, los agentes lograron localizarlo y proceder a su detención en un establecimiento en las inmediaciones de la playa de Talamanca de Ibiza. En poder tenía la documentación falsa que le sirvió para eludir la acción de la Justicia durante los últimos tres años.

Este vigués de 37 años cuando ocurrió el rapto tenía su residencia en Chapela (Redondela). Delincuente con antecedentes por tráfico de drogas y robos, el prófugo fue condenado en 2012 por los delitos de detención ilegal, lesiones y robo de Saray Seoane, sentencia confirmada en enero de 2013 por el Tribunal Supremo, que también ratificó las penas de casi 7 años impuestas a los otros dos acusados en el proceso, Francisco Pascual y su hijo Óscar, que habían sido durante años compañeros de trabajo de la víctima y que pertenecían a una familia socia del astillero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook