21 de mayo de 2019
21.05.2019

Los 'zamoranos' apuntan a los 'morones' por el tiroteo: "Nos prohibían las celebraciones"

El grupo atacado asegura que ya fue advertido sobre este supuesto veto || Sinaí y Marino Giménez niegan la implicación de su colectivo en el ataque

21.05.2019 | 00:31
Los 'morones', reunidos ayer en el cementerio vigués de Pereiró.

La investigación comienza a despejar algunos interrogantes sobre el tiroteo que convirtió la petición de mano entre dos jóvenes en O Porriño en un caos. Si bien son varias las hipótesis posibles, la principal causa que barajan tanto las fuerzas de seguridad como los propios perjudicados es la supuesta prohibición impuesta por los morones sobre dichas celebraciones. Miembros de la familia de los zamoranos aseguraron que ya habían recibido "advertencias" sobre la realización de bodas o pedidas de mano con anterioridad en el municipio, y acusan "hostigamiento" y "acoso permanente" por parte del grupo que encabeza Sinaí Giménez, rey de los gitanos gallegos.

Y es que afirman que el colectivo impuso un control a la hora de celebrar este tipo de celebraciones. Por su parte, los morones se desvinculan tanto de este veto como de su implicación en el ataque. "Los gitanos gallegos y los zamoranos siempre nos hemos llevado bien y cualquier malentendido lo hemos arreglado satisfactoriamente", defiende Sociedad Gitana en un comunicado.

En cuanto al quién, la Guardia Civil busca a un miembro de los morones „concretamente Juan Paulo Giménez, en libertad provisional en una causa judicial por supuestas extorsiones y coacciones a vendedores ambulantes en mercadillos del sur de Pontevedra„ como presunto autor de los tiros. Efectivos del Instituto Armado tienen también identificado a su acompañante, un varón que lo estaría esperando en el coche y que, según pudo saber este periódico, no es de etnia gitana. Al cierre de esta edición, todavía no se había producido ningún arresto.

Los hechos tuvieron lugar a las 01.18 horas de la madrugada del pasado sábado en el polideportivo municipal de Torneiros, en el municipio de O Porriño. Un hombre entró en el local a cara descubierta y con un arma corta pegó una decena de tiros al aire „se localizaron varios casquillos del calibre 9 milímetros„ hiriendo de gravedad a dos jóvenes, una menor de 15 años y otro de 18. La adolescente tuvo que ser trasladada e intervenida en el Hospital Povisa de Vigo por un cirujano maxilofacial ya que la bala impactó en su mejilla, cerca del oído, mientras el segundo recibió un tiro en el hombro izquierdo por la espalda y fue dado de alta un día después. La investigación y los propios afectados sostienen que se trata de un ataque preparado.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Porriño, en funciones de guardia, será el encargado de instruir las diligencias, si bien ayer todavía estaba a la espera de recibir el atestado. Entre las diligencias practicadas hasta el momento, destaca la toma de declaración de los cerca de 60 asistentes a la pedida de mano y la búsqueda del supuesto autor.

Por su parte, uno de los hermano de Juan Paulo, Marino Giménez, defendía ayer su desvinculación de los hechos: "No está fugado para nada, es mentira. No tiene nada que ver con esto", excusó el "morón", quien declaró que "solo queremos vivir en paz". "Tenemos bastantes problema como para meternos en más", concluyó.

Porriño, encabezado por su alcaldesa Eva García de la Torre y los ediles de la corporación local, salieron ayer a la calle para expresar su rechazo y preocupación por el tiroteo ocurrido el pasado fin de semana durante la pedida de mano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook