24 de julio de 2019
24.07.2019

El conductor de Galisancho declara ante la policía tras salir del hospital

El hombre, de 29 años, se personó de forma voluntaria para esclarecer un accidente en el que perdieron la vida cuatro jóvenes

23.07.2019 | 23:22

El joven de 29 años A.J.L, que conducía el vehículo del accidente de Galisancho (Salamanca) en el que perdieron la vida cuatro jóvenes y otros dos resultaron heridos „uno de ellos él mismo„, recibió ayer el alta hospitalaria y abandonó las instalaciones del Hospital Virgen de la Vega de Salamanca. Posteriormente, según informaron fuentes de la investigación, el joven de Alba de Tormes, de la misma localidad que el resto de jóvenes con los que iba en el coche, acudió a la Comandancia de la Guardia Civil.

De forma voluntaria y acompañado de sus familiares se personó en la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca donde prestó declaración para intentar esclarecer los hechos que rodearon al siniestro de tráfico en el que perdieron la vida cuatro de los ocupantes del vehículo que él conducía y en el que resultó herido un quinto, que salió ayer de la UCI, además de él mismo.

Sobre el suceso, recordar que este tuvo lugar en torno a las 07.25 horas del pasado domingo, cuando el coche se salió de la vía en una recta y supuso la muerte en el lugar de los hechos de tres jóvenes y un cuarto horas después ya en el hospital, todos de entre 17 y 20 años.

Además, resultaron heridos el conductor, de 29 años, y otro acompañante, de 25 años, que fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Virgen de la Vega y que ayer también se conoció que había pasado a planta abandonando la UCI en la que había permanecido desde el día del siniestro.

El conductor dio positivo en los análisis de alcohol y consumo de drogas, en concreto de cocaína y anfetaminas, según avanzaron el lunes fuentes de la investigación, que también confirmaron que el conductor ya había perdido todos los puntos del carné de conducir y que lo había recuperado el pasado mes de abril.

Las pruebas a las que fue sometido arrojaron resultados positivos en consumo de cocaína y anfetaminas, además de 0,52 miligramos de alcohol en litro de aire espirado en la primera medición, que se quedó en 0,41 en la segunda. Fuentes de la investigación explicaron también que el conductor, que será investigado por cuatro homicidios por imprudencia y por lesiones, tiene antecedentes penales por tráfico de estupefacientes.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, insistió en la necesidad de concienciar "del riesgo de conducir sin respetar las normas" como circular con exceso de velocidad, usar el móvil, no llevar el cinturón de seguridad o consumir sustancias que inhiben "la capacidad de los cinco sentidos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook